A La Tercera Va La Vencida

Share
Es muy temprano para estar seguros. Pero con los pulmones que tiene podría salir cantante.

Es muy temprano para estar seguros. Pero con los pulmones que tiene podría salir cantante.

¡Ayer fue que fue! Me “abuelizaron” de manera visible y permanente.  Ayer Nació Arianis Zoé Rivera Mergal. Y digo visible y permanente porque ya yo tengo dos nietos.  A uno lo he visto en retratos y al otro por una tarde.  Así que —como dice el Americano— la experiencia “hasn’t sunken in”.

Ayer tuve una cita de negocios en la mañana e hice unas cositas en la oficina durante las horas del medio día.  A las dos y pico de la tarde me uní al grupo de padres, abuelos y familiares que esperaban “pacientemente” en el área de recepción de la sala de partos del Hospital Presbiteriano, en el Condado, en lo que sus hijas, nietas o esposas se “fajaban de campana a campana” al otro lado de la puerta.

La cosa no fue fácil. En mi caso la noticia llegó a las ocho de la noche. Por cierto, justo como lo predije. Pero hubo muchos que se quedaron allí hasta casi la media noche.

Hicimos chistes, contamos anécdotas, hablamos de los amigos y de los parientes, criticamos al gobierno… en fin, una típica reunión entre “puertorros” como las ilustraría la doctora Carmen Judith Nine Curt en su programa “Así Somos… los Puertorriqueños”.

En la salita había un poco más de una docena de sillas, varios cuadros genéricos, una máquina de café, un teléfono público y un gran rótulo prohibiendo que los presentes enchufaran sus celulares para cargarlos.  Claro, como buenos boricuas, todos hicimos turno para enchufarlos.

Como a las 6:00 de la tarde salió un guardia de seguridad y nos metió “el paquete” más creativo que he oído en muchos años. Fue tan y tan original que hasta lo voy a mencionar en Hablando de Tecnología.  Aquel señor nos dijo que no podíamos conectar los celulares porque el hospital era un edificio viejo y la sobrecarga de los circuitos podía afectar las operaciones del hospital.

De inmediato me vino una imagen a la mente de un celular timbrando y la sala de partos quedándose a oscuras. Obviamente, ante la “severidad” de la situación, todos desconectamos los celulares; por lo menos hasta que aquel señor dio la espalda.

Las primeras pisadas de Arianis

Las primeras pisadas de Arianis

La noticia de Arianis llegó a las 8:00pm. “Right on time!”. Pesó 8 libras, midió 21 pulgadas y su hora oficial de llegada al la Isla del Espanto fue las 7:47pm.

Ahora sí es verdad. Esta mañana me miré al espejo. ¡Dios mío! Abuelo por tercera vez.  “But hey, it’s not about me”…

A Evmarie y a Jeshua (Cayú, como le decimos todos) un abrazo bien grande y mis felicitaciones más sinceras.  Y a Arianis, bienvenida a borinquen, que aprendas a leer pronto para que disfrutes de todas las loqueras de tu abuelo.

Y a ustedes, perdónenme esta (normamente no cubrimos bebes en Picadillo) pero a la tercera va la vencida.

©2013, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *