Confusión con la frase “Hecho En Puerto Rico”

Share
El nombre de un país no puede ser una marca de fábrica

El nombre de un país no puede ser una marca de fábrica

En el día de hoy surgió una controversia en los medios sobre la comparecencia a vistas públicas, el pasado martes, de representantes de la Asociación de Productos de Puerto Rico para impulsar la aprobación el Proyecto del Senado número 400.  Dicho proyecto propone una nueva ley habilitadora para la Asociación de Productos de Puerto Rico que —entre otras cosas— le otorgaría a dicha asociación privada el derecho a fiscalizar el uso de su sello dorado de “Hecho En Puerto Rico”, y a fiscalizar los productos que lleven dicho logo para asegurar una consistencia en la calidad.

Hasta ahí pienso que no habría mayor problema.  La controversia surge cuando se habla de que dicho sello pasaría a ser la “marca única” para representar los productos producidos en la Isla.

Quiero comenzar diciendo que no soy abogado, y que mis comentarios sobre este tema no se deben tomar como recomendación legal.  Sin embargo, si tengo que decir que me apasiona todo este asunto de la Ley De Derechos De Autor y las Marcas de Fábrica y lo he estudiado bastante.  Así que —como ciudadano— ciertamente tengo el derecho a ventilar mi opinión.

Creo que tanto las personas que están impulsando esta medida como los legisladores Ángel Rosas y José L. Dalmau están confundidos.  Eso provisto de que el que haya estado confundido no haya sido la persona que redactó la noticia para el Diario de Puerto Rico. Y digo “la persona” porque ahora se han puesto de moda las noticias “anónimas”.

Ciertamente la Asociación de Productos de Puerto Rico tiene derecho a defender su logo desde el punto de vista de Derechos de Autor.  Y por cierto, de no haberlo registrado con la Oficina de Derechos de Autor de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos solo tendrían derecho a emitir un cese y desista por el uso desautorizado, pero no tendrían derecho a reclamar desagravios monetarios en un tribunal.

Ahora, lo que no tienen derecho es a registrar el logo como una Marca de Fábrica.  Y mucho menos a tratar de darle la vuelta a la jurisprudencia existente a través de una ley hecha a la medida.  Pienso que —de aprobarse esta ley— duraría hasta que alguien la cuestione en corte y eleve el pleito hasta el Tribunal Supremo de los Estados Unidos.

Si lo que la Asociación de Productos de Puerto Rico se propone es darle más prestigio a su emblema y respaldarlo con un proceso de certificación, que de ninguna manera puede ser obligatorio, eso en sí mismo sería legal. Pero lo que no pueden hacer es pretender monopolizar el uso del nombre de Puerto Rico.

Cualquiera que fabrique algo en Puerto Rico y le escriba “Hecho En Puerto Rico” está en su perfecto derecho.  Y lo que es más, estaría diciendo la verdad.  Lo que nadie tiene derecho es a usar el logo de la Asociación de Productos de Puerto Rico, sin permiso, o a valerse de su prestigio.  Eso es Ley de Copyright 101.

Ahora, vuelvo y recalco que muchas veces estas controversias nacen de la confusión y no de la mala intención de la gente. Yo he tenido la oportunidad de conversar un par de veces con el señor Manuel Cidre, presidente de la Asociación de Productos de Puerto Rico, y me parece una persona recta y honesta. Así que supongo que todo esto se aclarará durante los próximos días.

©2013, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios