Demasiado Fuerte Para Picadillo

Share

Un amigo me hizo llegar los enlaces a los tres videos de YouTube que están al pie de esta entrada.  De primera intención pensé en darle “delete” ya que generalmente se pasa enviando chistes.  Sin embargo, por alguna razón despertaron mi curiosidad y les dí “click”.??Tengo que advertir que el lenguaje es fuerte… muy fuerte.  Además, me resulta curioso que tenga que ser un extranjero el que señale de manera cruda y sin tapujos la realidad innegable que arropa a nuestro país.  Al nuestro…

También vale señalar la manera en que los medios cibernéticos trascienden el control de aún el más recalcitrante de los sistemas.  Si las noticias lograron salir de Irán, Egipto y Libia por qué no se va a enterar el mundo de lo que sucede en nuestro país.  ¿Por qué criticamos a Gutierrez si lo único que hizo fue repetir lo que ya está por cada esquina de la Internet?

Francamente yo no apruebo o condeno lo que está esbozado en estos trabajos o la manera en que se tratan los temas.  Eso hay que dejárselo a la conciencia de cada quien.  Pero una cosa es segura.  Cada vez que un policía levanta una macana para atropellar a un ciudadano indefenso el video se publica a los pocos minutos en YouTube.  En algunos casos hasta a los pocos segundos.  Así también, cada vez que un estudiante o un obrero escupe a un policía o le pone comida de perro sucede lo mismo.

Estamos ante los ojos del mundo.  El desencanto de la Isla Encantada se está escuchando en cada confín del planeta.  ¿No les parece que ya es tiempo de que dejemos nuestras diferencias a un lado y nos sentemos a buscar soluciones “puertorriqueñas?  ¿Por qué tienen que ser “los demás” los que vean con claridad lo “jodíos” que estamos?

¡Escuchen bien!  ¡Mientras los puertorriqueños nos jodamos unos a los otros no va a hacer falta quien nos joda desde afuera!  La mayoría de los problemas de Puerto Rico son autoinfligidos.  Nos encanta echarle la culpa a los americanos.  Sí.  Y Dios sabe que ellos no son ningunos santos tampoco.  Pero la raíz de nuestra situación está en nuestra contumacia, en nuestra dejadez y en el deterioro de nuestros valores de pueblo.

Vean estos tres videos.  Escuchen con atención.  Olviden el lenguaje y escuchen la substancia.  Lean entre líneas.  Miren las caras que se señalan.  ¿Qué tienen en común?  Son el reflejo de nuestras decisiones.  Y son de todos los colores.

Fortuño no es más que el reflejo de un pueblo que se niega a aceptar lo que es y a enfrentar los problemas que le aquejan.  Cada vez que se postula un político —del color que sea— nos ofrece magia.  Magia para acabar con la criminalidad.  Magia para mejorar la educación.  Magia para bajar el desempleo.  Magia para atender nuestra salud.  ¿Por qué nos sorprende entonces cuando nos vienen con ilusionismos?

Los problemas de Puerto Rico son reales… bien reales.  Y la única manera de resolverlos es buscando soluciones igual de realistas que los atiendan desde una óptica puertorriqueñista.

Mientras nos empeñemos en adoptar modelos de otras tierras y destruir la reputación de las personas que NOSOTROS MISMOS pusimos ahí vamos a seguir en la noria de la desesperanza inútil; de la ineficiencia y de la corrupción.



Pero una cosa sí tiene clara Fortuño “el verdadero cambio está al alcance de nuestras manos”.  ¡De las nuestras!

©2011, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *