Descanse En Paz El Nexus One

Share
Una vida tronchada para lo que pudo haber sido un gran teléfono. Descanse en paz el Nexus One.

Una vida tronchada para lo que pudo haber sido un gran teléfono. Descanse en paz el Nexus One.

Con la solemnidad del silencio y la pena de haber sido ignorados por el mercado, el gigante de la búsqueda cibernética Google descontinuó la venta de su teléfono celular inteligente Nexus One, el pasado viernes 19 de julio.

Como recordarán los lectores de Picadillo, el pasado 3 de febrero publicamos una entrada titulada “Fuera de Foco” en la que señalamos todas las razones por las que Google debía mantenerse fuera del mercado de la telefonía.

En esa ocasión citamos a los gurus del mercadeo Al Ries y Jack Trout. Ries y Trout son los autores de uno de los libros más reveladores del mundo del mercadeo titulado “Positioning”. La premisa central de este clásico es que las compañías exitosas ocupan un sitial en la mente del consumidor en el que se les asocia con un producto o industria.

Por ejemplo, Pepsi-Cola significa gaseosa, Pampers significa pañales desechables y iPod significa reproductor MP3. No todos los reproductores MP3 son iPods ni todas las gaseosas son Pepsi-Cola. Pero cuando oímos la palabra iPod se cristaliza de inmediato una imagen en nuestra mente. Pensamos en un reproductor de música.

En la mente de la gente que navega la Internet Google quiere decir búsqueda. AT&T representa teléfonos. Verizon también. Por lo tanto, el hecho de que Google insistiera en vender teléfonos no sólo le resta a sus esfuerzos publicitarios —porque la gente no los asocia con teléfonos— sino que contribuye a nublar y diluir su marca.

Por otro lado el mercado de teléfonos celulares requiere de una gran infraestructura en términos de servicio. Cuando un instrumento telefónico no funciona el usuario espera servicio en vivo y al instante, no una dirección de correo electrónico. Este fue uno de los clavos más afilados en el ataúd del Nexus One.

Ciertamente para un gigante multibillonario como Google el fracaso del Nexus One no es motivo de alarma. No obstante, ha sido una gran lección en mercadeo. Tanto así que decidieron matarlo y enterrarlo en silencio para minimizar el daño que le haya podido hacer a su proyección pública.

©2010, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *