Distintos Pero Iguales

Share

Con una ronquera poco usual, pero una emoción incontenible, Olga Tañón participó en el cierre de la segunda edición del concierto Paz Sin Fronteras, celebrado esta tarde en la Plaza de la Revolución de La Habana, Cuba, junto a un grupo selecto de artistas internacionales que incluyó al colombiano Juanes, organizador del evento, a los españoles Víctor Manuel, Miguel Bosé y  Luis Eduartdo Aute, a los cubanos Silvio Rodríguez, Amaury Pérez, Cuco Diamantes y su grupo Yerbabuena, Silvio Rodrígues, Los Van Van, Carlos Varela, El Grupo Orisha, X Alfonso y nuestro hermano puertorriqueño Danny Rivera.

Como fanático de este tipo de evento me quedé esperando la sorpresa de la noche.  Quizás un Bob Dylan, un James Taylor o la banda británica U2.  ¿Y por qué no?  ¿Es que acaso estos artistas no proclaman a los cuatro vientos la misma libertad que los cubanos, los españoles o los italianos?  ¿La libertad de prosperar, de crear un mundo mejor para sus hijos, de vivir en paz como ciudadanos del planeta?

Cuando observaba el fin de fiesta con los Van Van me acordaba del fin de fiesta de “Live Aid”, el de “Farm Aid” y el de tantos otros gritos de justicia que hemos presenciado a lo largo de los años.

¿Acaso los cubanos no tienen el mismo derecho de ser partícipes del avance de la humanidad que los africanos, los hindúes o los agricultores de los espacios más recónditos de los Estados Unidos.

Si de algo sirve este tipo de espectáculo es para evidenciar que nuestros hermanos cubanos tienen las mismas inquietudes que los demás ciudadanos del planeta.

A menudo nos perdemos en trifulcas que tienen su orígenes en pleitos inmemoriales.  En problemas que no entendemos.  En discordias que han perdido vigencia con el paso de las décadas.

El futuro de la humanidad no puede basarse en diferencias.  Tiene que nacer de las similitudes.  Las zanjas que han dividido por años a los pueblos del mundo sólo sirven para abonar a la fricción.  El futuro de la humanidad tiene que basarse en la cooperación y el beneficio común.

Pero no te equivoques.  No soy ingenuo ni idealista.  Estoy consciente de que por cada optimista hay una docena de reaccionarios recalcitrantes que viven de espaldas al futuro.  El mensaje tiene que ser estridente para que sus oídos entumecidos lo escuchen.

Quizás el año próximo veremos artistas de otras partes del mundo decir presente.  Quizás de los Estados Unidos.  A lo mejor del Reino Unido o de Rusia.  Quién sabe si hasta de las naciones árabes.  Lo importante es que el mensaje se propague.  Que los dirigentes internacionales entiendan que es más fácil hacer la paz que la guerra.

Hace más de tres décadas que el cantante brasileño Roberto Carlos le proclamó a la humanidad que le gustaría ser “civilizado” como los animales.  Su grito de entonces fue por el ambiente —un gesto de avanzada en su momento.

El grito de hoy es por la humanidad —una humanidad que se está descojonando ante nuestros ojos.

Los pueblos del mundo tienen que decir “basta ya” ante la intolerancia, ante la ignorancia, ante la discriminación, ante la censura y ante la apatía.  Basta ya de que la codicia impere sobre la lógica, de que el sentido común sea el menos común de los sentidos.  Es hora de que entendamos que son más las cosas que nos unen que las que nos separan.

Bravo por Olga, que tuvo las “pantaletas” de apoyar una causa justa; de decir presente para defender la hermandad de los pueblos latinoamericanos; de no amilanarse ante las críticas de los fanáticos.

El año que viene será la tercera edición de “Paz Sin Fronteras”.  Las naciones de América tendrán una nueva oportunidad de decirle sí a la hermandad.  América no se limita a los Estados Unidos.  Tampoco a los 22 pueblos que integran la América Latina.

¿Qué tal si la próxima edición pudiera contar con artistas de los Estados Unidos, de Canadá y de la América Latina?

La paz es el estado idóneo para el progreso de la humanidad.  La guerra sólo destruye y contribuye al atraso.  Bravo por los seres valientes que han dado impulso a este movimiento.

En horabuena. Que viva la Paz Sin Fronteras.

PD.  Para no dejar fuera el aspecto de tecnología…  el sonido pudiera mejorar.

©2009, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

3 comentarios

  1. No habia escuchado esa propuesta de nadie. Es buena, estoy de acuerdo con eso. Hay una canción de Eros Ramazzotti que dice “Ser humano es lo que sueño ser”.

    No se mucho acerca de organización de espectáculos, ni busco justificar la ausencia de la “sorpresa”, pero es difícil reunir tantos artistas en un sólo lugar. También es el segundo evento que se realiza, entiendo que se puede decir que todavía están en pañales.

    De todas formas esperemos que la propuesta no caiga en oidos sordos. Juanes, espero que estes pendiente al Picadillo.

  2. ¿Que significa formalmente descojonado? Lo busqué en la página de internet de la Real Academia Española, pero no la encontre. Pregunto porque se parece a una palabra coloquial en la que gran parte de los hablantes en Puerto Rico acuerdan en considerarla obsena. En este articulo, ¿Se quizo mencionar con ese significado?
    No lo pregunto para juzgar. Sólo deseo enterder mejor el punto de vista y la intención del autor. Gracias

    • Tienes razón, es coloquial, y ciertamente no es la más fina. Pero a veces hay que utilizar términos del vulgo para darle a nuestro mensaje la fuerza que necesita. Perdonen si ofendí a algún oído sensible, pero ciertamente nuestro mundo se está desarticulando por las cuatro esquinas (que fino sonó ahora) frente a nuestros ojos y a nadie parece preocuparle.

No se admiten más comentarios