Esperando a Supermán

Share
Waiting for Superman

Dale clic a la imagen para verla más grande.

Anoche fue noche de cine.  Pero como miles de puertorriqueños mi esposa y yo optamos por hacer “cine en casa”.  Y es que la situación no es para menos.  Salir al cine verdadero —el de los pisos pegajosos, la muchachería irrespetuosa y los precios estratosféricos— se ha vuelto insufrible para un sector del País.

A eso hay que sumarle la ola de criminalidad que hace que muchos ciudadanos opten por el entretenimiento “en casa”.

Bueno, para esta ocasión alquilé tres películas: dos de acción —en realidad un eufemismo para violencia— y un documental.  De las primeras dos no hay mucho que contar.  Explosiones, carros veloces, sexo y plomo volando por dondequiera las resume más o menos bien.  El libreto…

Pero de la que quiero hablarles es de la tercera.  Aquellos de ustedes que lleven algún tiempo leyendo Picadillo sabrán que soy un fanático de los documentales.  Como productor de video pienso que tenemos la obligación de mostrarle el mundo a aquellos que por equis o ye razón no tengan acceso a él.

En esta ocasión el documental trata del mundo de la educación.  ¡Ay mi madre!  De eso sabemos los boricuas.  ¿Verdad?  Nuestro sistema público de enseñanza da pena.  Está desatendido, desatinado y avocado a la catástrofe.  Nuestros políticos —de todos los colores— utilizan la educación como bandera de triunfo mientras condenan al fracaso a una gran parte de nuestra juventud.

¿Y qué sucede?  ¡Nada!  ¿Progresamos? ¡Claro que NO!

Llenamos los puestos claves de incapaces que revuelcan el estiércol y nos dejan una peste mayor.  Mientras tanto, la labor que hay que hacer es titánica.  Y la meta… esa parece inalcanzable.

Y al centro de todo: nuestro futuro.  Todos los problemas que enfrenta Puerto Rico —sin excepción— tienen su raíz en nuestro sistema de educación deficiente… precario.

Parece que va a tener que venir “Supermán” a rescatarnos del problema.

Así se sentía el personaje central de “Waiting for Superman”, un documental de 111 minutos de duración que explora la deficiencias del sistema educativo norteamericano —del que se copia en gran medida el nuestro— y encuentra soluciones efectivas para redirigir el futuro y readquirir la competitividad de la Nación.

Esa fue la tercera película que vimos anoche.  Y nos dejó perplejos.  Según el New York Times hay escuelas que se han convertido en “sumideros educativos”.  Llevamos a nuestros hijos allí y “se los chupa el sistema”.  Educan para el desempleo.  Peor aún educan para una vida en prisión.  Más del 70% de los jóvenes que están en prisión son desertores escolares.  Peor aún, la mayoría de aquellos jóvenes que abandonan la escuela terminan en uno de dos sitios: en el cementerio o en la penitenciaría.

Pero hay esperanza.  “Waiting for Superman” ilustra las maneras innovadoras en que distritos escolares a lo largo de la Nación están reversando este proceso destructivo.  Y lo mejor de todo es que el modelo es replicable.

Dios sabe que en Puerto Rico tenemos muchos de los mismos problemas: un Departamento de Educación lleno de burócratas y batatas políticas cuya única motivación es esperar el día de su retiro; maestros frustrados, estudiantes fuera de control y un sistema arcaico que lo envuelve todo.

¿Y los políticos?  Ay, los políticos… Esos llegan y colocan su propia camada de batatas, acomodan burócratas leales a ellos y tratan de mover el estiércol lo menos posible en lo que pasa su cuatrienio.

Pero el estiércol hay que moverlo.  ¿Por qué?  Porque se nos va la vida como pueblo.  Hasta tanto Puerto Rico no revise y reenfoque su sistema educativo, desde Kinder hasta el doctorado, vamos a seguir en el mismo pantano.

Pero basta de la tribuna.  Ustedes saben todo esto en sus huesos.  Lo que sí quiero es recomendarles este documental.  ¿Por qué?  Primero porque les va a sacudir el espíritu.  Pero más importante aún porque muestra el camino; porque demuestra que sí es posible ser competitivo; sí es posible poner la educación en primer plano y al alcance de todos.

En mi próxima intervención voy a hablarles de un libro estupendo que estoy leyendo.  Se llama “Abundance”, de Peter Diamandis y Steven Cotler.  A primera vista parece un libro de negocios, pero en realidad trata sobre la tecnología y el futuro de la raza humana.  Hasta la fecha me parece una joya.  Ya les dejaré saber.

Ah, y casi se me olvidaba.  Si les interesa ver el documental “Waiting for Superman” lo pueden obtener en Amazón dándole clic al nombre en esta misma entrada.  Ya yo ordené el mío.

Hasta la próxima amigos…

©2012, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

El autor es un afiliado bonafide de Amazon.com

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios