Fallece El Reportero del Pueblo

Share

En la noche de ayer pasó a morar con el Señor quien en vida fuera el mejor periodista televisivo que ha producido la nación norteamericana, Walter Cronkite. Fue impresionante ver como uno tras otro los mayores exponentes de los emporios noticiosos estadounidenses comentaron sobre la exactitud, sencillez y elegancia con la que este obrero de la palabra entró en lo hogares de toda una nación por más de tres décadas.

John King, uno de los reporteros ancla de CNN lo resumió mejor cuando dijo que Cronkite hablaba con la gente, en lugar de hablarle a la gente. Larry King añadió que las características principales de Cronkite fueron la sencillez y la calidad en todo lo que hizo. Era un perfeccionista.

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama dijo que Cronkite delineó los estándares por los que se rige el periodismo televisivo moderno. “Cronkite fue una voz de sosiego que sirvió de guía a nuestra Nación en tiempo de guerra, motines, marchas y acontecimientos”. Todo esto lo logró sin sacrificar su integridad de hombre campechano” dijo Obama.

Todavía no han pasado 24 horas desde el momento de su deceso y los comentarios provenientes de todas partes del planeta inundan la Internet y los medios tradicionales. Unos hablan de los eventos transcendentales que le tocó cubrir como la Guerra de Vietnam; el asesinato del presidente John F. Kennedy, el de su hermano Robert Kennedy y el del ministro y dirigente negro Martin Luther King Jr; el lío de Watergate, la renuncia del presidente Richard M. Nixon y el alunizaje del Apollo 11. Otros comentan sobre su rigurosidad al investigar y su compromiso con la verdad. Pero el hilo conductor en todas estas reseñas es la sencillez y honestidad con la que este hijo de Saint Joseph, Missouri le habló a su audiencia.

A menudo las personas piensan que las palabras rebuscadas y el hablar por encima de las cabezas de su audiencia les gana respeto. Piensan que los impresionan con su dominio de la palabra. Sin embargo, el ejercicio de comunicar consiste en llevar información de un punto a otro sin que nada se interponga en su camino. Todo lo que impida la comunicación se considera ruido, incluyendo las palabras de domingo. Si deseas aprender más sobre esta manera sucinta y certera de escribir te recomiendo nuestro DVD “Redacción Eficaz”.

Walter Cronkite se ganó el aprecio del público porque le hablaba como a un viejo amigo. Tenía la destreza de convertir lo complejo en sencillo, de utilizar ejemplos, de ajustarse a su interlocutor. Durante su carrera entrevisto a jefes de estado, militares, científicos, artistas, políticos, líderes sindicales… la lista es interminable. A cada uno le habló en sus propios términos, y luego lo tradujo al lenguaje del pueblo.

En momentos en que la prensa norteamericana -y la mundial- pasan por una de sus épocas de mayor reto, ¡que mucha falta hacen hombres de la talla de Walter Cronkite, Peter Jennings y Tim Russet! Estos maestros del periodismo no le gritaban al pueblo. De hecho, muchos dirían que eran demasiado “suaves” en su estilo. Pero lo incisivo de sus investigaciones, y, la precisión y sencillez con la que presentaban la noticia los convirtieron en portaestandartes de su profesión y favoritos del pueblo.

¡Que descance en paz el padre del periodismo televisivo!

©2009, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios