Fiestas De La Calle San Sebastián

Share
Carmen Yulín Cruz Soto, Alcaldesa de San Juan. Foto por Zoraida Molina

Carmen Yulín Cruz Soto, Alcaldesa de San Juan.
Foto por Zoraida Molina

Ayer, como todos los años, estuve en las Fiestas de la Calle San Sebastián, en el Viejo San Juan. También participé de la comparsa inaugural el pasado jueves 17, en la que un pueblo visiblemente emocionado cargó en brazos a su nueva alcaldesa Carmen Yulín Cruz Soto a lo largo casi toda la calle.

Carmen Yulín —como todos la llaman cariñosamente— tiene una magia especial. O cómo dirían en España “tiene ángel”.

Pero también tiene tremendo proyecto por delante. A San Juan —y a Puerto Rico entero— lo han vilipendiado hasta el cansancio. La gente está cansada, la gente está frustrada y la gente no le cree ni el Ave María a los políticos. ¿Y cómo lo manifiestan? Mediante la agresividad y la enajenación.

Una de las cosas que le comenté a mi esposa Zoraida fue la cantidad inusitada de gente que asistió a las Fiestas de la Calle San Sebastián este año. Había un espíritu en el aire de que había algo nuevo que celebrar. Claro que sí. Los sanjuaneros tienen una nueva alcaldesa que, a todas luces, viene a poner la casa en orden y a colocar a San Juan en el sitial que merece como la segunda capital más antigua del hemisferio.

Decir que los acontecimientos que sucedieron en las Fiestas de la Calle San Sebastián fueron culpa de Carmen Yulín Cruz Soto sería una injusticia. Pero lo que sí podemos decir es que el modelo de las Fiestas de la Calle San Sebastián hay que revisarlo con urgencia.

Las fiestas se han convertido en un ejercicio comercial que fomenta la “bebelata” desmesurada. Cualquier estudiante de psicología de primer año sabe que el alcohol hace que se desvanezcan las inhibiciones. Y con dicha desaparición afloran la frustración y la agresividad. Es como echarle gasolina a un fuego.


Mi esposa y yo llevamos más de 30 años asistiendo a las fiestas. Para mí el atractivo principal es la comparsa de los cabezudos y las artesanías. En cuanto al tumulto, ese no me atrae en nada. Y en cuanto al alcohol… bueno, digamos que ayer en todo el día me tomé una sola cerveza.

Durante esos años mi esposa y yo hemos sido testigos de la manera en que las Fiestas de la Calle San Sebastián han ido deteriorándose hasta convertirse en lo que son hoy: un ejercicio desenfrenado de mercadeo donde el único objetivo parece ser beber hasta caerse. Y a eso hay que ponerle freno.

Decir que las Fiestas de la Calle San Sebastián hay que descontinuarlas sería una barbaridad. El propósito que hay detrás de estas fiestas es uno noble que hay que mantener. Pero de que hay que poner controles, de eso no cabe duda.

Lo que sucedió anoche se lo anuncié yo a mi esposa cuando salimos de la ciudad. Esperamos más de dos horas para montarnos en una guagua. Cuando por fin nos montamos recuerdo que le comente: “si esto sigue así esta noche va a haber un motín aquí cuando baje toda esa manada de gente a la misma vez”.

En cualquier caso, estoy seguro de que la nueva administración de la ciudad está consciente de todo esto y va a tomar los pasos que hagan falta para asegurar un mayor control de la situación.

En lo que eso sucede disfruten de algunas de las fotos que tomé este año. Y si le gusta lo que ven, hay más en mi galería en la Internet: Puerto Rico Photography.

©2013, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

2 comentarios

  1. Carlos Maldonado

    Orlando,

    Saludos,

    En relación a las fiestas de la San Sebastian mi recomendación es que el gobierno municipal y estatal planifiquen estas fiestas desde una vision total….cual son los objectivos principales de la fiesta, que se debe promover que no se debe permitir. La realidad es que la Isleta de San Juan tiene unas limitaciones de infraestructura y capacidad total de personas en un momento, capacidad total de autos y otros medios transportación de acuerdo a la realidad de lo que se puede manejar en forma satisfactoria y finalmente desde el punto de seguridad y cantidad de policias, detección de armas y el manejo de personas en grave estado de embriaguez. Si no se hace una celebración responsable y disciplinada tal ó temprano sucedará una castastrofe macro donde pudieran morir o quedar heridas decenas, cientos ó hasta miles de personas. Yo participé de las fiestas por muchos años, pero dejar de ir despues de 2006 cuando estuve a punto de estar envuelto en un motin. Las personas no se podian mover, la desesperacion y el terror se apoderó de las personas, todavia en ese tiempo existia mas tolerencia y mas madurez del que existe hoy, las fiestas no estaban comercializadas y asistian menos personas de las asisten hoy dia. No es secreto que nosotros los puertorriqueños, caribeños de sangre caliente no nos gusta seguir instrucciones, somos bastante indisciplinados y nos gusta el protagonismo y llamar la atención, por otro lado el gobierno y la seguridad son ambivalentes al momento de mantener control sobre grupos causando motines ó en actos vandalicos…el ayy bendito siempre predomina…si queremos evitar problemas el gobierno municipal y estatal deben tomar medidas dificiles y mucha disciplina de lo contrario tarde ó temprano ocurrira lo que nunca debe ocurrir, lo cual traera mucho dolor, mala reputación a nuestro PR y millones de dolares en demandas al municipio, a las agencias y al gobierno central y posiblemente la cancelación permanente de las fiestas.

    • Yo creo que los puertorriqueños somos lo suficientemente capaces como para lograr que estas fiestas funcionen. Si los españoles lo logran con los San Fermines y con la Tomatina nosotros también podemos. Lo que no se puede permitir es el descontrol absoluto.

      Ciertamente la nueva alcaldesa tiene un retos en sus manos. Este año no se le puede culpar de nada. Después de todo fue juramentada el lunes de esa misma semana. Pero el año que viene va a estar en la mirilla pública. En este país hay mucha gente inteligente. Lo que hace falta es unir voluntades y darle mente al asunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *