Gracias Steve:

Share
Gracias Steve por mostrarnos el camino

Gracias Steve por mostrarnos el camino

Hace unos minutos que recibimos la noticia del deceso de Steve Jobs.  El destino de nuestra empresa se unió —sin saberlo— al de Apple desde antes de que la fundáramos.

A comienzos del 1986 compré una Macintosh Plus para redactar mi tesis de Maestría.  Poco imaginaba yo en ese momento que nuestra operación entera giraría alrededor de aquella pequeña máquina creada por Steve Jobs y su inseparable amigo Steve Wosniak.

Desde entonces he comprado más de 40 Macintosh.  También soy usuario de iTunes, el iPod, el iPhone y la tableta iPad.  Dicho de manera somera he sido un fanático de Apple y de Steve Jobs desde el comienzo.

Durante el año y medio que estuve en el programa de Jorge Seijo en Radio Isla hablando sobre tecnología siempre promoví los productos de Apple, aún sin ser anunciantes del programa.

Pero ser un fanático de Apple no siempre fue fácil.  Hubo una época en la que el valor de sus acciones bajó de diez dólares y los “expertos” contaban los días para su desaparición.  Pero había algo sobre esta compañía que embrujaba a sus usuarios y nos sirvió de norte para pasar la tormenta.

Nunca conocí a Steve Jobs, pero sí tuve la experiencia de recibir su ayuda.  Hace un par de años tuve un problema con una de mis computadoras y el distribuidor local me dijo básicamente que la botara.  Inconforme con la respuesta llegué a la oficina y le escribí un correo a Steve Jobs.  Obviamente, fue un acto de decepción.  No esperaba —ni remotamente— que me contestara.

Al par de horas recibí un correo electrónico directo de Cupertino instruyéndome a que le llevara la máquina nuevamente al distribuidor para arreglarme por instrucciones directas del señor Jobs.  Esa fue la vez que más cerca estuve de Steve Jobs, pero la impresión me durará para siempre.  Steve entendía muy bien el valor de un cliente satisfecho.

En Puerto Rico —y en el mundo— hay miles de negocios que no existirían de no ser por la Macintosh de Jobs y Wosniak.  El mío es ciertamente uno de ellos.

Así que lejos de seguir enumerando los éxitos de Steve Jobs y hacernos eco de CNN, y cientos de otras emisoras radiales y televisivas alrededor del mundo, pienso que lo mejor es decir gracias.  Gracias Steve por haber trazado el camino.  Por hacerle saber al mundo lo que quería antes de que lo quisiera.  Por revolucionar industrias como la del cine, la música, la fotografía, la telefonía y la computación.

Te vas demasiado pronto.  Pero durante el corto tiempo que nos acompañaste dejaste una huella indeleble.

En Accurate Communications nos unimos a la pena que embarga a la gran familia de Apple, a tus familiares y amigos y a los millones de usuarios de Apple alrededor del mundo.

Que descanses en paz.

©2011, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *