Groggy

Share
De nosotros depende triunfar o sucumbir

De nosotros depende triunfar o sucumbir

En el argot del boxeo el término “groggy” se refiere a cuando un púgil está vacilante, tambaleante, atontado o abobado.  Básicamente está indefenso.

Cuando eso sucede generalmente pasa una de dos cosas: o el árbitro intercede y detiene la pelea —generalmente para proteger el bienestar físico del boxeador— o al poco rato el púgil visita la lona.  En rarísimas ocasiones el boxeador se recupera y gana la pelea.

Pero para que eso suceda hace falta determinación.  Hace falta voluntad.  Hace falta coraje. Hace falta gallardía. Y hace falta un plan.

El pueblo de Puerto Rico está “groggy”.  Nos han engañado tanto a través de los siglos, nos han grabado en el DNA que somos incapaces, nos han dicho que estamos indefensos, y nos han robado tanto en la cara, que es un milagro que todavía quede gente en la Isla con bríos para echar pa’ alante.

Pero se están yendo.  Hay una larga fila para coger la “guagua aérea”.  Y lo único que oímos de nuestros oficiales de gobierno son números maquillados y ausencia de soluciones.

Puerto Rico está viendo nublado.  Estamos a punto de visitar la lona de Moody’s.  Y lo peor del caso es que contamos con gente talentosa de sobra para redirigir la nave.

Pero se nos va la vida en pelear, en discutir, en ridiculizarnos unos a los otros.  Nos cancelamos políticamente.  También lo hacemos intelectualmente.  Y mientras tanto, hay quienes se ríen de nosotros en los verdaderos círculos de poder.

Cada día más y más personas, que podrían aportar al mejoramiento del país, se retiran de la discusión porque detectan que nadie está escuchando.  Lo que imperan son las falacias “ad hominem”.  El pobre mensajero tiene tantas flechas en la espalda que ya no le quedan fuerzas para entregar su misiva.

Mientras tanto impera la confusión, la información vacua, y los oportunistas aprovechan el estado de indefensión de la sociedad para pescar en río revuelto.

La situación de la Isla es difícil.  No hay duda.  Pero la única manera que vamos a salir del laberinto es si nos sentamos todos a la mesa a buscarle soluciones puertorriqueñistas al asunto.

Ayer el presidente Obama decía en su discurso a la Nación que el 2014 debía ser un año para tomar acción.  ¿Y en Puerto Rico, qué estamos haciendo?  ¿Esperando que llegue un milagro de afuera?  ¿Esperando que el americano nos diga lo que debemos hacer?

Los problemas de Puerto Rico no los causó el americano solito.  Aunque ciertamente ha puesto la mano en más de uno de ellos.  También hubo participación del puertorriqueño.  Fuimos nosotros los que elegimos a tanto imbécil.  Hemos sido nosotros los que hemos permitido que actúen con impunidad.  Y, continuamos siendo nosotros, los que no insistimos en que se instalen soluciones efectivas que erradiquen de raíz los males de nuestra sociedad.

Y para colmo de males los elegimos de nuevo.  A los mismos…

¿ No creen ustedes que nos merecemos el lodazal en el que estamos?

Por demasiado tiempo le hemos entregado las llaves del reino a otros.  Le hemos dado la espalda al comerciante local para favorecer al de fuera.  Hemos destruido las industrias locales para impulsar a las extranjeras.  Hemos quebrado las instituciones financieras del patio para sustituirlas por las internacionales.  En fin, nos hemos desvestido de lo que somos en nuestro empeño por ser lo que —por naturaleza— no podemos ser.

banner-click-to-tweet-600x60

Y ahora estamos “esnús”.  Sin na’.  ¡Chavaos!  Y todavía nos empeñamos en mirar al Olimpo a ver si Apolo se compadece de nosotros.  El “sol” y la “luz de la verdad” tienen que brillar de adentro.

Virgilio. Autor de “La Eneida”

Virgilio. Autor de “La Eneida”

Somos nosotros los que tenemos que unirnos para reconstruir un país.

Cuando yo era pequeño le decía siempre a mi mamá que “Roma no se hizo en un día”, como queriendo decir que había tiempo demás para hacer alguna cosa.  No sé, fue una de esas frases que uno “recoge por ahí” y que a mí me parecía la excusa perfecta para no hacer nada.

Y un día ella me contestó: “pero no la dejaron sin hacer”.  ¡Oye, “no la dejaron sin hacer”!!!

Señores: ¡“no podemos dejar a Puerto Rico sin hacer”!

Para terminar, quiero citar una frase del poeta romano Virgilio, autor de “La Eneida” que cada puertorriqueño debería tatuarse en la frente “possunt quia posse videntur”.  Es una frase que encierra todo lo necesario para la superación del ser humano… para la superación de un país: “podemos porque creemos que podemos”.

©2014, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios