¿Hacia Dónde Fluye Tu Tráfico?

Share

hacia-donde-fluye-tu-trafico-200px¿Te has preguntado alguna vez para qué tienes una página de Internet, un blog o hasta un podcast?  El sentido común —que no es el más común de los sentidos— diría que es para atraer tráfico a tu operación.  De lo contrario, para qué invertirías el tiempo, el esfuerzo y el dinero, para crearla y mantenerla.

Esa es la misma razón —o debería ser— por la que mantienes presencia en Facebook, Twitter, YouTube, Instagram, LinkedIn o cualquier otra de la cantidad creciente de redes sociales que existen en la Internet.  La idea central debe ser que más y más gente descubra que existes y —en última instancia— visíten tu dirección de Internet.

Entonces, ¿por qué pondrías botones en tu página que alejaran al visitante?

¿Qué Es Un Chiclet?

Cuando hablamos de “chiclets” en el argot de la Internet no nos referimos a la variedad hecha por la compañía “Adams” con su “fresco sabor a menta”.  Nos referimos a los botones que se colocan generalmente en el extremo superior derecho de nuestras páginas y que apuntan a nuestra “presencia” en cada una de las distintas redes sociales.

chicletsEn el peor de los casos estos botones tienen el efecto de alejar al visitante de nuestra página y en el “menos malo” hacen que se abra una segunda página encima de la nuestra.  En ambos casos transportan al internauta a la propiedad de otro, pueden aumentar nuestro índice de rebote, y minimizan la posibilidad de que el visitante explore más a fondo nuestro sitio.

Veamos cada uno de estos efectos por separado.

Cuando un visitante abandona tu página para ir a una red social pierdes la posible plusvalía que te pudiera haber producido.  Por ejemplo, si tienes una lista no se va a registrar en ella.  Tampoco se va a enterar de cuáles son tus productos o servicios.  Y, como si eso fuera poco, te va a afectar negativamente en tus resultados de Google Analytics.  ¿Por qué?  Pues porque el “índice de rebote” va a aumentar y el “tiempo en tu página” va a disminuir.

Esto es precisamente lo contrario de lo que queremos que ocurra.  En un escenario ideal queremos que el visitante se quede en nuestro sitio el mayor tiempo posible, lo cual —a su vez— hace que disminuya el “índice de rebote”.

Pero la cosa es todavía peor.  Una vez el visitante llega a cualquiera de estas redes sociales se expone a publicidad que lleva su atención en mil direcciones y la posibilidad de que regrese a tu sitio es mínima.  Esto hace que el “tiempo en página” de la red social sea sumamente alto y su “índice de rebote” sea ínfimo.

desarolla-tu-plataforma-banner

Puesto en palabras llanas, cuando utilizas “chiclets” en tus páginas le estás regalando tu tráfico a las redes sociales.  Y si, para colmo, estás pagando por ese tráfico mediante anuncios del tipo que sea la decisión es doblemente equivocada.

La llegada del Pay-To-Play

En diciembre de 2013 Facebook anunció cambios a su algoritmo que hicieron que el tráfico orgánico en las páginas de negocio se redujera a un mínimo.  De la noche a la mañana la cantidad páginas que recibían miles de visitas comenzaron a recibir entre el 2 y el 5% de lo que recibían.

¿Por qué hicieron eso?  Pues porque querían que pagáramos por ese tráfico. Y le pusieron hasta un nombre de lo más mono.  Ahora tendríamos que darle un “boost“ a nuestras entradas para que nuestros seguidores pudieran verlas.

diagramacion-kindle-600x133px

Lo mismo han venido haciendo —de una manera u otra— todas las demás redes sociales.  ¡Si quieres que la gente vea lo que publicas tienes que pagar!

Ante esta situación tenemos que hacernos la siguiente pregunta: ¿si de ahora en adelante vamos a tener que pagar por el tráfico que ellos nos envíen por qué habríamos de enviarle nuestro tráfico gratis?

dinero-tiempo-y-energía-250pxCuando colocamos “chiclets” en nuestras páginas es como si nuestro sitio fuera un cubo lleno de agujeros.  Por un lado llega el tráfico y por el otro se nos escapa.  Todo el dinero, tiempo y energía que invertimos en traer gente a nuestra página se lo estamos regalando a gente que pretende cobrarnos por enviarnos el suyo.

¿No te parece una torpeza?

Y no conformes con eso escuchamos como a diario la gente habla de sus “redes sociales” y exhortan al público a visitarlos en Facebook, a seguirlos en Twitter y sabe Dios en cuantos sitios más.  ¿Acaso no ven que están trabajando para otro?  ¿Acaso no ven que la plusvalía de su esfuerzo se realiza en casa de otro?

Por eso eliminé los “chiclets” en todas mis propiedades en la Internet, porque no son mas que “goteras”.

¿Y tú, ya eliminaste los “chiclets”?  Todavía le hablas a la gente de “tus redes sociales”?  ¿De veras piensas que posees algo allí?

banner-click-to-tweet-600x60

No me creas por fe.  Conversemos.  Comenta abajo si ya comenzaste a tratar las redes sociales como ellos te tratan a ti.

©2015, Orlando Mergal, MA
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications,
Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de
media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de
Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.
Inf. 787-750-0000 • 787-306-1590

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Un comentario

  1. Gracias Orlando

    Yo soy uno de esos que tienen “chiclets” en mis páginas y leyendo tú columna me di cuenta que hace muchisimo sentido.

    Te sigo leyendo.

    Saludos,

    Carlos

No se admiten más comentarios