Inoportunos, Torpes y Desconsiderados

Share

hombre con gorro de navidadÚltimamente he notado la presencia de una nueva cepa de “spammers” en las redes sociales; particularmente en LinkedIn.  Quizás a ti te ha pasado lo mismo.  Cada vez que escribo una entrada en uno de mis blogs, o publico un episodio de mi podcast, coloco una nota en LinkedIn, en Facebook y en Twitter.

A menudo aparece alguien que aprovecha mi entrada para anunciar algún producto o servicio comercial que no tiene nada que ver con el tema.

Y yo no puedo más que preguntarme: ¿realmente este imbécil piensa que así va a lograr algo?

Otros envían tarjetas electrónicas a tutiplén como si con eso recogieran la esencia de la Navidad.  ¿De verdad esta gente piensa que de esta forma van cautivar, como por arte de magia, los corazones que se reúnen bajo el techo digital de LinkedIn.  Señores, eso es SPAM.  Con eso lo único que cultivan es la ira de miles de personas, y que marquen su participación como “inapropiada”.

Y lo gracioso es que a menudo estas misivas Navideñas digitales vienen de compañías de publicidad que deberían entender mejor las consecuencias de sus actos.

santa-claus-spam¡Pero la tentación es grande porque el medio es gratis!  A primera vista enviar SPAM no cuesta nada.  Y ciertamente, para los artífices de esta basura el costo es casi inexistente.  Pero para aquellos que ponen su nombre y prestigio detrás de este tipo de porquería el costo es verdadero.  ¿Por qué?  Pues porque tiene un efecto contrario al deseado.  Como dirían los jóvenes de hoy en día “lo que cultivan es la mala vibra de la gente”.  Eso sin mencionar que los puede meter en problemas por violaciones al CAM-SPAM Act.

Yo no sé si tú pienses igual, pero para mi las postales de Navidad (las de verdad) encierran una cierta magia.  Esta persona se acordó de mí.  Se tomó la molestia de identificar una tarjeta, llenarla de su puño y letra, colocarla en el sobre, llenarlo, lamer un sello (aunque los modernos son “lámbeless”), pegárselo y echarla al buzón.  Si yo no le importara no hubiera hecho nada de eso.

¿Y el que la envía por email?  Ese le envía la misma porquería a una larga lista de personas (muchas de las cuales ni siquiera conoce) con el único propósito de adelantar su marca comercial o personal.  El problema es que —como dicen en el argot del baseball— se le ve la costura.

Ya se va acercando el treinta y uno y muchos van a trazar sus metas para el nuevo año.  Yo pediría que se acabaran los inoportunos, los torpes y los desconsiderados.  Pero eso sería soñar…

banner-click-to-tweet-600x60

La próxima vez que vayas a promoverte descaradamente en los escritos de otro o a enviar misivas digitales a borbotones, como si alguien las agradeciera, piénsalo porque así lo único que vas a ganar es detractores.

©2014, Orlando Mergal, MA
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications,
Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de
media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de
Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.
Inf. 787-750-0000 • 787-306-1590

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *