La Euforia De Sentirse Idiota

Share
El único propósito del Viernes Negro es hacer que los consumidores acudan de manera desmedida a las tiendas.

El único propósito del Viernes Negro es hacer que los consumidores acudan de manera desmedida a las tiendas.

Gracias a Dios que se acabó el “wikén”.  La Navidad llegó con estampidas en las tiendas, gente actuando como salvajes y uno que otro herido.  En los Estados Unidos hasta hubo un hombre que murió pillado detrás de la puerta de una tienda cuando la estampida de gente que entraba la empujó.

Y uno no puede más que preguntarse: ¿qué causa que gente, que de otro modo parecería sensata, se comporte como salvajes?

Y es que los expertos en mercadeo de estos establecimientos comerciales han identificado la manera más efectiva de oprimir lo botones psicológicos del público consumidor, de suerte que actúan como autómatas.

Lo primero que hacen es crear escasez.  La mercancía va a estar disponible en cantidades limitadas, a un precio reducido y solamente ese día.  Según el doctor Robert B. Cialdini, autor del libro “Influence: The Psychology of Persuasion”, la escasez es una de las herramientas más poderosas que utilizan los publicistas para influenciar el comportamiento de los seres humanos.  Basta con que le digamos a alguien que algo va a escasear y la reacción natural va a ser adquirirlo.  Muchas veces aunque no lo necesiten.

Por lo tanto, la mera presencia de escasez en la ecuación crea un sentido de urgencia.

El comportamiento del lunes siguiente es igual de alocado pero sin los empujones.

El comportamiento del lunes siguiente es igual de alocado pero sin los empujones.

Otro elemento importante que pocos observadores han mencionado es el alcohol.  En Puerto Rico —y en gran medida en los Estados Unidos— la celebración del Día de Acción  de Gracias— se ha convertido en un ejercicio de comer y beber desenfrenadamente.  ¡Olvídate de los peregrinos!  ¡Que venga el chorro!  Por lo tanto, muchos de los que acuden a estas llamadas “ventas del madrugador” lo hacen con un “par de palitos” encima.  A veces hasta con más de un par.

Obviamente esta combinación es fatal porque el alcohol reduce las inhibiciones de personas que ya hemos empujado a que se comporten de manera irracional.  Es como echarle gasolina al fuego.

Y en Puerto Rico existe un elemento adicional que eventualmente podría resultar fatal.  De hecho, es un milagro que no haya sucedido ya.  Puerto Rico se ha convertido en un país sumamente violento en el que mueren decenas de personas semanalmente por causa del narcotráfico y la criminalidad.  ¿Qué va a pasar cuando alguien le de un empujón a la persona equivocada en uno de estos eventos y la cosa termine a tiros?

¿Que vamos a hacer, esperar a que suceda para luego lamentarnos?

Yo creo que esto del “viernes negro” se le fue de la mano al gobierno hace rato.  Yo pienso que lo único que este evento logra es hacer que aflore el comportamiento más irracional de nuestra gente y fomentar un consumismo nefasto que desorienta todavía más la brújula psicosocial de nuestro país.

El único objetivo del viernes negro es separarte de tu dinero.

El único objetivo del viernes negro es separarte de tu dinero.

Piénselo por un momento.  ¿Qué gana en realidad una persona con pasar una noche haciendo fila a la intemperie para comprar un televisor de segunda o alguna otra baratija?  Y fíjense que dije baratija, no dije a buen precio.  Baratija, porque en muchos casos se trata de equipos trililí cuya vida útil es cuestionable.

A eso yo le llamo desquicio.  A eso yo le llamo idiotez.  Y después los entrevistan en las noticias y los oímos jactándose de su comportamiento alocado, como si hubieran hecho alguna proeza.  Esos son los mismos incautos que cantan victoria después de las elecciones, cuando en realidad el que gana es otro.  ¡Pobrecitos!

Yo sé que nada de esto es accidente.  También sé que detrás de todo ese desquicio hay gente ganando dinero en cospe.  Y , por supuesto, también sé que en tiempos de crisis hay que darle baile, baraja y botella al pueblo para que olvide su verdadera miseria… para que la ahogue en bayoya.  Pero si queremos una sociedad mejor hay que comenzar por algún sitio.  Y este es tan buen sitio como cualquier otro para comenzar a sanear nuestra sociedad.

Finalmente, el puertorriqueño vive entre tantos problemas que ha aprendido a mirarlos por un instante y barrerlos debajo de la alfombra.  Esta semana el “viernes negro” va a estar sonando en los medios y después de eso no lo vamos a tocar más hasta el principio de diciembre del año que viene.

¿Te acuerdas del año pasado en las Fiestas de la Calle San Sebastián?  Hasta mataron a uno al lado del tótem.  También hubo un conato de motín en el Estacionamiento de Covadonga.  ¿Y qué has oído decir sobre eso?  ¡Nada!  Ni vas a oír nada hasta que se forme el próximo lío este año.

Así vivimos.  De fuego en fuego.

¿Y tú, qué piensas?  ¿Te parece sensata toda esta locura del viernes negro?  ¿Por qué no buscamos cómo mantener el asunto vivo a ver si se le pone coto de manera permanente?

Quiero conocer tu opinión.  Escribe tus comentarios abajo.

©2013, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios