La Ignorancia No Puede Ser La Solución

Share
Conocer otros idiomas nos abre las puertas al mundo. Ignorarlos nos las cierra.

Conocer otros idiomas nos abre las puertas al mundo. Ignorarlos nos las cierra.

Antier sucedió algo muy curioso. El periódico El Nuevo Día publicó una noticia que tiene 20 años.  Ellos dijeron 2 semanas, pero en realidad tiene 20 años. Bajo el titular “Ser Bilingües: Asignación Pendiente” este rotativo de la capital puertorriqueña nos dijo que apenas el 10% de la población de la Isla puede considerarse 100% bilingües.

Según el rotativo, hacía unas semanas (en realidad hacen dos) que la doctora Amparo Morales, docente en la Academia Puertorriqueña de la Lengua Española, había denunciado el fracaso del bilingüismo en la Isla. Sin embargo, la realidad es que esta situación la denunció la firma de investigación Gaither International hace casi 20 años.

A mediados de la década de los 90’s recuerdo que publiqué una promoción para nuestro servicio de subtitular video.  En aquella ocasión cité cinco datos importantes:

  1. Sólo el 9% de la población de Puerto Rico se puede considerar 100% bilingüe (dato obtenido del estudio de Gaither International).
  2. La abrumadora mayoría de las personas que utilizan cajeros automáticos seleccionan el español para hacer su transacción.
  3. Casi la totalidad de las salas de cine en la Isla exhiben películas subtituladas.
  4. La inmensa mayoría de las películas que se alquilan en los clubes de video como Blockbuster y Video Avenue son subtituladas.
  5. La mayoría de las personas que contratan servicios de televisión por cable o satélite lo hacen para tener una mejor recepción; no para ver la programación en inglés (algo así como el fenómeno de las botellitas de agua).

En aquel momento mi argumento era que —para las empresas— subtitular sus videos es una alternativa económica para maximizar el aprendizaje y la comunicación.  Hoy en día ese argumento es más válido que nunca.

Ahora, lo que sí me estuvo curioso fue el comentario popular que se dio ayer por la tarde en Facebook.  Era como si le hubieran prendido una medalla por mérito a un pueblo entero.  No podía creer lo que estaba leyendo.

Claro, lo entiendo perfectamente.  Pero de entenderlo a aceptarlo hay un largo trecho.

No hay duda de que el sistema educativo de Puerto Rico es un asco.  Inclusive, en el pasado he postulado que lejos de un sistema de educación lo que tenemos en realidad es un sistema de “estupidificación”.  ¿Por qué?  Porque hay sectores en la Isla a los que le conviene tener a un pueblo ignorante.  ¿Por qué?  ¡Porque así son dominables!

Y no piensen que no entiendo que detrás de todo esto también hay corrientes políticas.  Claro que las hay.  Y fluyen en múltiples y variadas direcciones.  ¡Pero la ignorancia de un pueblo entero no puede ser la solución!

En el pasado he criticado a Facebook porque, en mi humilde opinión, la temática se limita a política y bayoya; por lo menos en la versión criolla de esta red social.  Pero esta noticia del bilingüismo me ha ayudado a entender por qué.

Todos sabemos que en la Isla las redes sociales son “el juguete” del momento. Y en Puerto Rico la reina de todas es Facebook.  Es más, para la mayoría de los puertorriqueños Facebook y la Internet son la misma cosa.  ¿Sabes por qué?  Porque allí se habla español.

Es lo mismo que sucede con la diáspora.  ¿Para dónde se van los boricuas cuando se hartan de su islita?  Pa’ Orlando, pa’ nueba yol… Y aquellos que son un poco más arrojados se van pa’ Connecticut, pa’ Boston o pa’ Texas.  Pero, ¿cuántos se van para Kansas, Missouri o Minnesota?  ¿Sabes por qué?  Porque en Orlando y Nueva York pasan la vida prácticamente sin necesidad de hablar inglés.

Podemos bajar la cabeza y claudicar ante la ignorancia o erguirnos ante los retos y mejorarnos como sociedad.

Podemos bajar la cabeza y claudicar ante la ignorancia o erguirnos ante los retos y mejorarnos como sociedad.

Ahora, ¿cuánto nos cuesta esa ignorancia? Pues veamos, primero nos cuesta como seres humanos. ¿Por qué?  Porque el conocimiento no ocupa espacio.  El saber más de un idioma nos abre las puertas para entender otras culturas, explorar otras ideas y ver al mundo dentro de un contexto mucho más amplio.

Segundo, nos cuesta en el bolsillo.  ¿Por qué?  Porque los mejores puestos de trabajo son para las personas más capacitadas.  Y eso no se limita a carreras universitarias únicamente. También tiene que ver con el dominio de otros idiomas; particularmente en el mercado de empleo estadounidense.

Tercero, nos cuesta políticamente. ¿Por qué?  Porque contar con un pueblo ignorante es la mayor ventaja que puede tener un político.  Los pueblos educados cuestionan.  Los pueblos educados exigen.  Los pueblos educados se rebelan.

Cuarto, nos cuesta ante el mundo.  El mundo entero está gravitando hacia la Internet.  ¿Por qué?  Porque es donde están fluyendo las ideas.  Pero la lengua franca de la Internet es el inglés.  Y para entenderla de verdad hay que dominarlo plenamente.

¿No me crees?  Dale “right click” encima de esta página.  Te va a salir un menú con varias opciones.  Una de ellas va a decir algo así como “view source” o “view page source”.  Dale clic a esa opción y vas a llegar a una página escrita en HTML.  Sobre ese lenguaje está edificada la Internet. ¿Y sabes qué?  ¡Está predicado en inglés!

El corazón de la Internet es el HTML, y el corazón del HTML es el inglés.  No importa que el frente de la página esté en Chino Mandarín, en Árabe, en Inglés o en Español, la parte de atrás (el source code) siempre va a ser en inglés.

“¿Y por qué Mergal nos está explicando esto?  Yo no diseño páginas de Internet”, estarás pensando.

Claro que no.  ¡Pero el mundo moderno —el de la Internet— vive y respira en inglés!  Por eso es que la mayoría de los puertorriqueños están conglomerados en Facebook; porque allí se habla español.  ¿Y cuál es el problema?  El problema es que seguimos recirculando las mismas ideas en una especie de “incesto intelectual fétido” que no nos lleva a ninguna parte.

Yo no sé si a ti te pasa.  Pero en esas raras ocasiones en que voy a Facebook me tropiezo con las mismas caras.  ¿Y sabes qué?  Siempre están hablando de lo mismo.  Son los mismos personajes.  Y según el tema que se esté tocando casi puedo adivinar cuál va a ser la postura de cada cual.

¡Qué aburrido!  ¡Qué poco edificante!

Como he dicho en tantas ocasiones anteriores “la salvación es individual”.  En lo personal yo trato de explorar lugares que me añadan intelectualmente.  Un buen ejemplo es www.ted.com.  Y fíjate qué curioso.  En TED hablan muchos de los seres más iluminados del planeta.  ¿Y sabes qué?  Todas las charlas son en inglés.

Comencé esta reflexión mencionando que la noticia sobre el fracaso del bilingüismo en Puerto Rico tiene más de 20 años.  Pero seamos justos.  Quizás la persona que escribió el artículo —porque ahora muchos artículos en el Nuevo Día son anónimos— era una niña (o un niño) cuando se publicó el estudio de Gaither International.  Pero, ¿por qué esperar “varias semanas” desde que la doctora Morales lo denunció para publicar la noticia?

Eso nada más demuestra la importancia que tiene este asunto en la Isla.  Como decía en mi entrada anterior: “en Puerto Rico lo absurdo es lo normal”.  Sólo aquí la ignorancia es motivo de orgullo.

©2013, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Un comentario

  1. Carlos Maldonado

    Puerto Rico una sociedad analfabeta cultural, social, economico, financiero e intelectual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *