La Internet Moderna Es Algo Personal

Share
El video online ha demostrado un crecimiento significativo durante los últimos cinco años

El video online ha demostrado un crecimiento significativo durante los últimos cinco años

El mundo de la Internet resulta un reto para mucha gente. La explosión de opciones de comunicación que ha traído, en tan corto tiempo, confunde a alguna gente y causa desconfianza en otra.  ¿Por qué?  Por el grado de anonimato.

En la Internet no sabemos con quién hablamos en realidad. En su empeño por automatizar el proceso de mercadeo, los publicistas cibernéticos han creado escenarios ficticios, fríos e impersonales en los que la transacción es meramente un ejercicio de intercambio.

Por un tiempo eso les produjo resultados.  La novedad del medio y lo primitivo de la tecnología hizo que la gente se conformara con poco.  Hubo una época en la que descubrir una nueva página en la Internet era una novedad.  La gente miraba absorta las ilustraciones multicolores que parpadeaban y se movían.

Hoy en día nada de eso trabaja.  La gente se ha tornado cínica.  Demasiados han sido engañados.  La máxima de P.T. Barnum de que “todos los días se tira un zángano a la calle” continúa siendo cierta.  Pero cada día son menos y menos.  El escepticismo es la orden del día.

La fórmula para un video exitoso en la Internet es que sea corto, ameno, personal y de utilidad para el que lo vea.En los últimos cinco años han habido dos fenómenos que han caracterizado a la Internet: el crecimiento de las redes sociales y el uso de video.  Y lo curioso del caso es que ambos se han popularizado por la misma razón.  La gente quiere relacionarse con otra gente; no con máquinas.

En el caso de las redes sociales éstas han reemplazado para muchos la plaza de recreo, el cafetín de la esquina y los miles de puntos de tertulia que otrora abundaban en nuestros pueblos y urbanizaciones.  Nos hemos convertido en reclusos.  Nos encerramos en nuestras jaulas de concreto y acero, y compartimos con el mundo a través de una pantalla.

Para algunos esa pantalla puede ser la de un computador.  Pero para un número creciente es la de una tableta o un teléfono celular.  Preferimos “textear” que hablar por teléfono.  El arte de la conversación está cayendo en desuso.

Los negocios en la Internet también han cambiado.  Algunas empresas insisten en usar las redes sociales como una especie de medio publicitario gratuito; algo así como la radio o la televisión.  Al igual que “Willie Sutton” piensan que si allí está la gente también debe estar el dinero.  Y si allí está el dinero pues entonces es allí donde hay que estar.

Este error lo cometieron los que insistieron en convertir a Facebook en una corporación pública.  Cuando hablo de “corporación pública” me refiero a una corporación basada en acciones, que se negocian en la bolsa de valores de Wall Street, no a los engendros gubernamentales que caracterizan a nuestra Islita y que le llamamos “corporaciones públicas”.

El problema con Facebook ha sido que desde su IPO (Initial Public Offering) ha sido incapaz de mostrar rentabilidad para sus accionistas.  Las acciones han ido bajando consistentemente y parece ser que lo único que va a detener la caída va a ser el suelo.

¿Por qué?  Porque la gente no acude a las redes sociales para comprar.  Lo hacen para socializar.  Los anuncios en Facebook raras veces funcionan.  Y cuando lo hacen es porque se trata de productos relacionados al entretenimiento.

Sin anuncios que funcionen es muy difícil monetizar el negocio.  Por ende la caída en sus acciones.  ¿No me crees?  ¿Por qué crees que Facebook anunció la semana pasada que va a comenzar a cobrarle a las empresas que coloquen campañas allí.  De algún sitio tienen que recoger dinero.

Paralelo al mundo de Facebook está la Internet tradicional.  Allí también las cosas están tomando un giro hacia lo personal.  ¿Cómo?  A través del video.

Todos sabemos que Google es el motor de búsqueda más grande del mundo; y que genera la mayor cantidad de tráfico.  Pero, ¿sabes cuál es el segundo?  Si dijiste YouTube estás en lo correcto.

La gente produce videos tradicionales, los cuelga en YouTube y se preguntan por qué no funcionanYouTube no es un motor de búsqueda en el sentido tradicional de la palabra pero genera una cantidad de tráfico tan grande que se ha colocado en el segundo lugar detrás de Google; mucho más arriba que Bing y Yahoo!.

¿A qué se debe tanto tráfico?  Se debe a razones similares a las que le han dado impulso al fenómeno de Facebook.  A la gente le gusta conectarse con otra gente; tanto a nivel personal como de negocios.

Y eso me lleva al segundo fenómeno que caracteriza a la Internet moderna: el video.  Aquí las empresas están cometiendo nuevamente el mismo error.  Ven a YouTube como a una especie de canal de televisión gratuito en el que pueden colocar sus anuncios tradicionales.

Pero no les funciona.

Lo primero que hay que entender es que YouTube también es una especie de red social.  Los mensajes 100% comerciales obtienen el rechazo de la gente que frecuenta a YouTube.  Más aún el EULA (End User License Agreement) de YouTube especifica que los mensajes abiertamente comerciales pueden ser removidos.  Y en mucho casos —como en el de un hotel del área oeste de Puerto Rico que conozco— lo han sido.A la gente le gusta hacer negocios con gente que conoce, le simpatiza y le inspira confianza.Al igual que Facebook, YouTube tuvo problemas al comienzo para monetizar su operación.  Claro, eso fue hasta que pasó a manos de Google.  De inmediato comenzaron a colocar anuncios comerciales encima de los videos.  Así las cosas, hoy en día tu video en YouTube puede llevar encima el anuncio de tu competidor.  Mala idea.

Aún así YouTube ha tenido una tremenda influencia en hacer del video el medio más popular en la Internet moderna.

La fórmula para un video exitoso en la Internet es que sea corto, ameno, personal y de utilidad para el que lo vea.  A esta modalidad de mercadeo se le conoce como “information-based marketing” o mercadeo basado en la información.

¿Y a qué se debe que este tipo de video funciona mientras otros con grandes presupuestos de producción fracasan?  Primero, porque a la gente le gusta hacer negocios con gente que conoce, le simpatiza y le inspira confianza.  Y segundo, porque a la gente lo único que le interesa es su propio bienestar.  Los mensajes que gritan yo, yo, yo yo… y yo son cada día más inefectivos.  Los que se concentran en “tú” abren las puertas al diálogo.

El mercadeo basado en la información procura ganar la confianza de la gente brindándole información de utilidad.  Esto no se logra de una sola vez.  Requiere de una campaña progresiva en la que el visitante vaya “bajando sus defensas”.  Una vez vencida la desconfianza el propio cliente va a solicitar información adicional sobre nuestra empresa y sus servicios.

Sin interesas conocer más sobre servicios de producción de videos cortos para tu empresa te invito a visitar nuestra página Video Al Minuto.

©2012, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *