La noticia del momento

Share
Noticia hoy, olvidado mañana

Noticia hoy, olvidado mañana

Una de las características de la carrera continua en la que vive nuestra sociedad es que las personas viven únicamente en el momento.  No me malentiendas, sé muy bien que no podemos vivir en el pasado, pero la rapidez con la que se despliega la vida ante nuestros ojos muchas veces hace que perdamos de vista la concatenación de eventos que explican nuestra existencia misma.

La noticia de hoy opaca la de ayer y la de ayer la del día anterior.  El problema es que vivir de esa forma hace que respondamos instintivamente a cada estímulo sin darle demasiado pensamiento a nuestras acciones.  Esto nos torna vulnerables, impide que planifiquemos y fomenta el que cometamos errores.

Pero dejemos a un lado la filosofía y veamos cómo esta mentalidad afecta nuestra vida en el plano concreto.  ¿Recuerdas lo que pasó el pasado 10 de marzo?  Si no lo recuerdas no te sientas mal, la mayoría de la gente ya pasó la página.  Más aún, ya han pasado múltiples páginas.

Por si no lo recuerdas, el pasado 10 de marzo fue el terremoto del Japón.  Claro, cada cual tiene sus problemas.  Por lo tanto, la pregunta obligada es: ¿por qué esto continúa siendo importante?

Déjame darte algunos ejemplos.  El otro día visité la tienda Costco de Carolina.  Como la mayoría de los hombres me pasé el tiempo en la sección de equipos electrónicos mientras Zoraida hizo la compra.  Como el resto de los puertorriqueños iba pensando en mis propios asuntos; sosteniendo aquella “conversación mental” que discutimos en el artículo anterior sobre los anuncios “online”.

Hacía como dos semanas que no visitaba la tienda y me llamó la atención la manera en la que los precios de los equipos electrónicos se han disparado.  Noté que lo mismo ha sucedido con las cámaras, las computadoras y hasta los discos compactos.  En unos casos no es tan obvio, pero en otros el mensaje es evidente.  Los efectos del terremoto del Japón ya se están empezando a sentir en el mercado.

Muchos de nosotros pensamos que China ha reemplazado al Japón como la gran factoría del mundo. Nada más lejos de la verdad.  La China se ha convertido en la gran factoría de los Estados Unidos.  El Japón no ha exhibido el mismo comportamiento.

Cojamos por ejemplo las computadoras.  Mira en la caja de cualquier equipo Apple y vas a ver una frase que lee:  “Designed in California and assembled in China”.  Lo que no dice esa etiqueta es que los componentes utilizados para ensamblar ese equipo se fabrican mayormente en el Japón.

Sí, piezas como la memoria Flash, los microprocesadores, los paneles LCD y los “chips” de RAM se diseñan y manufacturan en el Japón.  Al igual que los Estados Unidos, Japón ha exportado parte de la manufactura a la China, pero a diferencia de los Estados Unidos, el Japón sólo ha exportado la manufactura de bajo nivel.  La investigación y desarrollo, y la manufactura de alto nivel han permanecido en suelo japonés.

Por eso hemos comenzado a ver un alza en los precios de productos como cámaras digitales, cámaras de video, televisores LCD, computadoras, sistemas de música, equipos electrodomésticos, discos compactos, memorias flash y la memoria RAM.  Esta tendencia va a continuar.

Para que tengas una idea, las siguientes compañías tienen gran parte de sus operaciones principales en Japón:  SONY, Matsushita (Panasonic), Hitachi, Sharp, Intel, Nikon, Canon, Olympus, TAMRON, Sigma, Pentax, Lexar y Sandisk.  Si pensaste en Samsung te equivocaste.  Samsung tiene su sede principal en Korea del Sur.  No obstante, utilizan semiconductores japoneses.

Los precios de los carros japoneses también se van a afectar por el terremoto del Japón; pero por razones distintas.  La compañías japonesas diseñan su vehículos en el Japón pero los manufacturan en el lugar más próximo al punto de venta.  No obstante, muchas de las piezas se fabrican en el Japón.

Así las cosas una escasez en piezas puede afectar los precios a pesar de que la Pathfinder que estés comprando haya sido manufacturada en Ohio.

Y quizás te preguntes ¿por qué los vehículos los fabrican en los Estados Unidos y los demás productos no?  La razón es sencilla.  Uno de los costos más altos asociados con la manufactura de automóviles es la transportación.

A pesar de los miles de avances tecnológicos que la humanidad ha alcanzado en los pasados 50 años, la distancia entre el Japón y los Estados Unidos continúa siendo la misma.  Por otro lado, la velocidad de navegación de los barcos no ha aumentado gran cosa y los costos asociados al petróleo se han disparado.  Es decir que la distancia sigue siendo la misma, el tiempo que toma sigue siendo similar y los costos de combustible se han elevado exponencialmente.  ¿La solución?  Manufacturar los vehículos lo más cerca posible del lugar donde los vayamos a vender.

Como ves, Gordon Childe tenía razón cuando decía que “los eventos históricos no se dan aislados en el tiempo”.  Son un proceso concatenado.  Con un poco de observación podemos identificar esa cadena.  Y una vez logremos eso, predecir el futuro será meramente un paso adicional.

©2011, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios