La Profesión Más Antigua De La Humanidad

Share
Sin vendedores el mundo se detendría. Gracias a Dios por los vendedores.

Sin vendedores el mundo se detendría. Gracias a Dios por los vendedores.

Una de las cosas que nunca va a dejar de sorprenderme es la mentalidad de “mano estirá” del puertorriqueño. Parece que somos incapaces de sacudirnos los 5 siglos de coloniaje, cristalizados perfectamente en nuestra enseña nacional del cordero.

Nos hemos acostumbrado a una vida “gratis” que resulta especialmente costosa.  ¿Por qué?  Por que viene a cambio de nuestra dignidad.

Durante los últimos cinco años me he dedicado a desarrollar programas que abonen al mejoramiento del puertorriqueño.  Y ha sido cuesta arriba, porque se trata de enseñarle a una gente a la que no le interesa aprender.  Curiosamente, con la ignorancia viene acompañado un sentido de falsa sabiduría; de que venimos al mundo sabiendo; de que somos la última Coca Cola en el desierto.  Supongo que los psicólogos dirían que se trata de una manera de compensar por la ignorancia.

En estos días tuve un encuentro curioso con uno de estos “sabiondos”.  Resulta que acabo de inaugurar un nuevo sitio en la Internet titulado “Aprenda En Su Casa”, donde voy a colocar cursos online sobre negocios, tecnología y mejoramiento personal.   La idea de colocarlos online es hacerlos asequibles a una audiencia mundial.

El sitio tiene una sección gratuita y una sección pagada.  Huelga decir a cuál se han suscrito los boricuas.  En cualquier caso, este señor me escribió preguntando sobre los cursos titulados “El Resumé Perfecto” y “La Entrevista Perfecta”.

Desarrollé estos cursos hace un par de años en DVD para poner mi granito de arena en mejorar la situación de desempleo en la Isla.  Y en lugar de recurrir a profesores o a libros fui directamente donde la gente que recluta.  Entrevisté a 12 ejecutivos de recursos humanos, de compañías de clase mundial, para que fueran ellos los que dijeran lo que buscan en un resumé y lo que esperan de un candidato durante una entrevista.

El caso es que este caballero me escribió para cuestionar por qué estaba pidiendo la suma astronómica de $29.95 por el privilegio de ver estos programas por 7 días.  Programas que —por cierto— cuestan $97 en conjunto si los comprara en DVD.  Nada, que estaba frente a un ejemplo vivo del “cacheterus portorricense”.

Contestarle el correo a este caballero hubiera sido inútil.  Obviamente a él no le importan los 5 meses que trabajé en este proyecto, las 30 horas de entrevistas en video que recopilé, ni el hecho de que ambos programas —en conjunto— recogen más de cinco horas de información esencial recogida durante ese proceso.  A él lo que le importó fue que yo estaba “tratando de venderle algo”.

Y eso me puso a pensar en la manera en que piensan muchos boricuas.  Esa mentalidad de “eso lo hago yo”, que tan hábilmente Douglas Candelario ha encontrado cómo monetizar, muchas veces nos trabaja en contra.  ¿Por qué? Porque nos convertimos en “aprendices de todo y maestros de nada”.

Tomemos por ejemplo la construcción de un cuarto adicional en nuestra casa y miremos por un momento lo que hacen nuestros vecinos del norte. En los Estados Unidos no se puede poner un clavo en la pared sin un permiso del “county”.  Obviamente estoy exagerando, pero tú entiendes.  Por lo tanto, para construir una habitación en nuestra casa necesitamos un plano, el permiso del “county”, un maestro de obra, peones, un electricista, un plomero, si conlleva agua; y un inspector al final que certifique que todo está hecho de acuerdo a las reglamentaciones aplicables.  El resultado es una obra hecha como debe ser.

En Puerto Rico contratamos a un “chivero” que nos hace cualquier chapucería y luego nos pasamos la vida lamentándonos.  El americano nos diría “you get what you pay for”.

Lo mismo pasa en todas las esferas de la vida.  “You get what you pay for”.  Piénsalo por un momento.  ¿Cuánto cuesta la ignorancia?  ¿Cuánto cuesta repetir los mismos errores una y otra vez?  ¿Cuánto cuesta pasarse años desempleado?  ¡Ciertamente cuesta más de $29.95!

no puedo más que sentirme orgulloso de que me levanto cada día a crear productos que mejoren la vida del prójimoHoy es día de Acción de Gracias. Y por peor que esté Puerto Rico, y el mundo, siempre hay de qué estar agradecidos.  Primero que todo estamos vivos.  Si estuviéramos siete pies bajo tierra no tendríamos problemas.  Pero tampoco tendríamos por qué dar gracias.

Podemos dar gracia por los familiares.  También por los amigos, aunque en tiempos duros parezcan ser cada vez menos.  Podemos dar gracia por la salud, aunque para algunos dependa de un puñado de píldoras en la mañana.  Y podemos dar gracias por las miles de satisfacciones pequeñas que pasamos por alto a diario.  Piénsalo.  ¿A caso no tenemos mucho más que otros pueblos del mundo?

Yo voy a dar gracias por alguien que mucha gente dice detestar.  Voy a dar gracias por los vendedores.  Porque sin nosotros el mundo se detendría.  Sí, mi objetivo en la vida es vender algo… algo que mejore la vida del prójimo… algo que le ayude a superarse… algo haga al mundo mejor.  Así es un honor ser un vendedor.

Es un honor ejercer la profesión más antigua de la humanidad.  Sí, la más antigua.  Porque esa otra que quizás estés pensando es la segunda.  Piénsalo.

Así que no puedo más que sentirme orgulloso de que me levanto cada día a crear productos que mejoren la vida del prójimo, para luego vendérselos por una fracción ínfima de lo que me costó desarrollarlos.

Para terminar, quiero dejarte con una tirilla animada (en inglés) tituda “Is Selling Evil?” dedicada a todos los vendedores honestos que día a día mueven las ruedas de la economía del mundo.  El mismo está a cargo de Joe Polish, uno de los baluartes norteamericanos del mercadeo de respuesta directa al que sigo con atención.

Espero que te guste y feliz día de Acción de Gracias,


©2012, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *