La Próxima Gran Frontera

Share

ces-logo-300pxDurante los días 7 al 10 de enero del 2014 se celebró el Consumer Electronics Show del 2014 en la ciudad de Las Vegas, en el estado de Nevada.  Como siempre hubo muchos productos que distrajeron la atención del visitante y el lector.

Una categoría que se comentó muchísimo fue la de “wearable technology” que se concentra en distintos dispositivos para llevar encima.  Bajo esa categoría hubo relojes, monitores de todo tipo y los ya famosos espejuelos “glass” de Google.  Y en mi opinión muy humilde a lo único que le veo algún futuro es a los espejuelos de Google.

Fíjense como desde el comienzo del 2013 se corrió el rumor de que Apple estaba trabajando en un reloj pulsera que interactuara con su teléfono inteligente iPhone.  De inmediato, la mayoría de los principales fabricantes de equipo tecnológico se lanzaron a ofrecer todo tipo de equipos en este “nuevo segmento” del mercado.  Sin embargo, hasta la fecha Apple no ha dicho ni esta boca es mía.

¿Saben por qué?  Porque al mantener la boca cerrada, y no introducir producto alguno, le están pasando el costo de investigación de mercado a sus competidores.  Yo me imagino que en las oficinas centrales de Apple Tim Cook debe de estar pensando: “Déjalos que se tiren al frente”.  ¿Sabes por qué?  Porque el mollero económico de Apple le da la opción de comprar aquellas tecnologías que resulten exitosas, o producir las suyas propias y pasarle por el lado en materia de meses.

Para Apple lo importante no es ser el primero.  Lo importante es ser el mejor.

Por otro lado vimos los monitores 4K.  No hay duda de que la resolución de uno de estos aparatos es muy superior a la de un monitor 1080p.  ¿Pero sabes que?  No existe contenido.  No podemos comprar discos 4K porque no existen.  Por otro lado las exigencias del formato hacen impráctico distribuirlo mediante “streaming”.

Quizás en tres años tenga futuro, pero ahora no va para ningún sitio.

De las pantallas curvas no vale la pena ni hablar.  Sencillamente son un “gimmick” para tratar de vender televisores.

La próxima gran frontera va a ser Internet en el automóvil

La próxima gran frontera va a ser Internet en el automóvil

Y eso nos deja con algo que muy poca gente ha discutido.  La mayoría de los fabricantes de automóviles presentaron distintas opciones para utilizar la Internet en sus vehículos.  Y eso va a abrir las puertas —de par en par— para muchos productos y servicios nuevos.

Lo primero que va a cambiar dramáticamente va a ser el mundo de la difusión.  Hasta ahora los productores de “podcasts” como yo hemos sido ciudadanos de segunda categoría.  De hecho, a pesar de que el “podcasting” surgió a finales del 2004, hoy por hoy, hay un gran número de personas que no saben ni siquiera lo que es.

De hecho, yo produzco un programa en formato de podcast titulado “Hablando de Tecnología” y mañana voy a publicar el programa número 0086.

¿Y sabes por qué poca gente sabe lo que es un podcast?  Porque hasta hace muy poco sólo se podían escuchar si tenías un computador y un iPod.  Pero el teléfono inteligente y aplicaciones como Stitcher han cambiado todo eso.  Ahora escuchar un podcast es tan fácil como localizarlo en tu App y sumarlo a tu lista de favoritos.

Y con la llegada de la Internet a la cabina del automóvil el podcasting va a explotar.  De momento vamos a tener millones de nuevas “salas de audición rodantes” a nuestra disposición.  Por su parte, el automovilista se va a liberar de la programación tradicional de radio, que repite lo mismo y sigue un formato arcaico que data de comienzos del siglo 20.

Pero la cosa no se queda ahí.  Apple y Google han estado haciendo negociaciones calladamente con los principales fabricantes de automóviles para que utilicen sus respectivos sistemas operativos en las unidades de radio de sus vehículos.

¿Sabes por qué?

La explosión de apps para el automóvil va a ofrecer oportunidades que hoy ni siquiera imaginamos.

La explosión de apps para el automóvil va a ofrecer oportunidades que hoy ni siquiera imaginamos.

Porque junto con esa explosión de vehículos con acceso a la Internet va a venir un mercado inmenso para vender Apps.  Y muchos de esos Apps van a ser muy distintos a los que hemos visto hasta ahora.

Imagina un App que monitoree los fluidos del automóvil y te avise cuándo debes reabastecerlos.  O uno que se comunique con el fabricante y te avise cuando el vehículo necesita servicio.  O uno que te permita inhabilitar el vehículo desde tu celular inteligente en caso de que te lo roben.  O uno que se comunique con tu mecánico cuando el carro esté fallando.

Las oportunidades son inmensas.  La única limitación es la imaginación.

De hecho, esta se me acaba de ocurrir ahora mismo.  Imagina una aplicación que te permita fotografiar un hoyo y colocarlo en una base de datos dotada de GPS.  De ahí en adelante el sistema le podría avisar a todos los conductores sobre la existencia del hoyo.  Por su parte, el gobierno sabría exactamente dónde está para arreglarlo.

Dios sabe que en Puerto Rico una aplicación así sería un éxito.  Y como a nosotros nos encanta ponerle nombres en inglés a todo, le podríamos llamar “hoyonet”.

banner-click-to-tweet-600x60

Pero dejando la broma aparte, el hecho de que esta nueva generación de vehículos se componga de millones de “micronubes” de WiFi rodantes va a ser como una nueva “fiebre del oro” durante lo que resta de la década.  Y lo curioso es que hasta la fecha nadie está hablando de eso.

A mi me parece obvio.

Por lo demás para mí el CES pasó sin pena ni gloria.

©2014, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios