La Verdadera Controversia en Torno a SOPA y PIPA

Share
Mientras la comunidad de Internet se mantenga vigilante medidas como SOPA y PIPA permanecerán bien muertas.

Mientras la comunidad de Internet se mantenga vigilante medidas como SOPA y PIPA permanecerán bien muertas.

 

 

Mucho se ha hablado en días recientes sobre la consternación causada por los proyectos SOPA (Stop Online Piracy Act) y PIPA (Protect IP Act) presentados en la Cámara de Representantes y en el Senado de los Estados Unidos respectivamente.  Casi todos se han concentrado en los poderes restrictivos que le darían estas medidas al gobierno federal sobre el tránsito libre de información a través de la Internet.  Pero pocos han puesto el dedo sobre la verdadera raíz de la controversia.

Afortunadamente el revuelo causado por estas medidas ha sido tanto que muchos de sus promotores han decidido retirar su respaldo.  Así las cosas, el 18 de enero de 2012 el portavoz de la mayoría en el senado Harry Reid anunció la posposición indefinida de PIPA y el 20 de enero el representante republicano por el estado de Texas, Lamar Smith, anunció la posposición de SOPA.

Obviamente los intereses detrás de estas medidas —mayormente las casas disqueras y los estudios de cine norteamericanos— prometieron que continuarán impulsándolas.  Pero el costo político de darle paso parece ser tanto que ha hecho temblar tanto a senadores como a representantes.

Como creador de contenido no puedo más que estar a favor —en principio— con cualquier medida que establezca salvaguardas para los derechos de autor.  Y estoy seguro de que la mayoría de los entes serios que hacen de la Internet su radio de acción están de acuerdo conmigo.

Pero lo que no puede permitirse es que los intereses económicos de estos grandes emporios se utilicen como punta de lanza para lisiar la Internet y aplastar a los sectores disidentes.

En su forma original estos proyectos le daban al gobierno el poder de “sacar del aire” a cualquier página de Internet con sólo interceptarla a nivel de DNS.  Pero lo que es peor, bastaba con que mediara una acusación del uso ilegal de material protegido para que se pusiera en práctica dicha desconexión.  En otras palabras, el precepto básico era que la parte “ofensora” era “culpable hasta que probara lo contrario”.

El DNS o “domain name system” es un sistema de nomenclatura jerárquica que convierte las direcciones de Internet al sistema numérico de IP que hace funcionar la Internet.  Por ejemplo, cuando usted escribe www.amazon.com en su navegador el sistema de DNS lo convierte a 72.21.194.1 y le envía a la página de Amazon.  En otras palabras, por cada dirección de Internet existen una o varias direcciones de IP.  Y el sistema de DNS es el que se encarga en traducir de una a la otra en fracciones de segundos.

SOPA y PIPA le hubieran dado la autoridad al gobierno de bloquear direcciones de Internet a nivel de DNS socolor de que existieran violaciones de derechos de autor.

¿Por qué se detuvieron verdaderamente estas medidas?

Al analizar este asunto en su fondo encontramos que en realidad se trata de una lucha de clases.  Por un lado están los grandes emporios económicos (del cine y la música) y por el otro está el ciudadano común que ha encontrado en la Internet un foro abierto en el que ejercitar plenamente su libertad de expresión.  El problema es que los senadores y representantes que tendrían que aprobar dichas medidas van a elección cada dos años.  En el caso de los senadores su término es de seis años pero se eligen en tercios de manera escalonada cada dos años.  En el caso de los representantes a la cámara su término es de sólo dos años.

Obviamente los grandes intereses mueven millones de dólares en cabilderos para propulsar estas medidas pero al político le preocupa más el voto del ciudadano común, que en última instancia es el que lo eleva a su puesto.

¿Quieres ver el poder del ciudadano común en acción?  Fíjate como —de buenas a primeras— la mayoría del los políticos están “sacando la cara” en las redes sociales.  ¿Tú crees que es porque le gusta?  A muchos los horroriza.  Pero lo hacen porque ahí es que está la gente.

Y ese poder señores, si lo supiéramos usar correctamente, nos ayudaría a mejorar muchas cosas en nuestro país.

©2012, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios