¡No Le Cierres La Puerta A Las Ideas!

Share

ideas¿Te has preguntado alguna vez por qué te gusta LinkedIn? A mí me gusta primordialmente por dos razones. Primero que todo es un vitrina profesional ante el mundo.

Lo primero que hacen las personas cuando interesan emplear o contratar a un miembro de LinkedIn es revisar su perfil.  Allí encuentran básicamente todo lo que encontrarían en un curriculum vitae tradicional. Pero además, encuentran recomendaciones y endosos de sus pares, videos y presentaciones, y hasta enlaces directos a su plataforma, las redes sociales en las que participa y las distintas maneras tradicionales de localizarlo.

El segundo aspecto útil que le veo a LinkedIn son los grupos.  Hay grupos sobre casi todos los temas imaginables.  Cada grupo tiene un moderador.  El moderador es responsable mayormente de mantener el orden y el decoro en el grupo; no de servir de guardabarreras.

Al crear un grupo tienes un sinnúmero de opciones.  Puedes controlar quién entra o no, y también puedes decidir lo que se publica o no.  Mientras más restricciones impongas menos miembros se van a allegar al grupo, y un número mayor lo van a abandonar prematuramente.  Si impones el máximo de restricciones puede que el único miembro seas tú.

Los grupos en LinkedIn dependen del “contenido fresco y relevante” para asegurar su existencia y permanencia.  Sin contenido las personas dejan de visitar el grupo y eventualmente desaparece.

Cuando nos empeñamos en filtrar —y hasta censurar— lo que se publica en el grupo lo que fomentamos es que la gente se aleje.  Obviamente, la persona a cargo tiene que asegurar que el tono de la conversación sea comedido y que no se recurra a insultos o a lenguaje soez.  Pero fuera de esas tres consideraciones debe darle curso a lo demás que deseen publicar los miembros.

¿Sabes por qué?

Pues porque los mismos miembros del grupo se van a encargar de decidir lo que es relevante o no.  Si no les interesa no van a comentar y al par de días va a desaparecer.

Muchas veces los encargados de uno u otro grupo cometen el error de tratar de descarrilar los esfuerzos de otros miembros porque sencillamente los consideran más prolíficos que ellos. ¿Y qué hacen?  Cierran los grupos.  De buenas a primeras todo requiere la aprobación del administrador.  Cada vez que tratas de publicar algo te sale la maldita barra verde de “pendiente de aprobación”.  ¿Y sabes lo que sucede?  La gente se le va.

Y entonces logran lo que querían.  Tienen el grupo todito para ellos.  Claro, se quedan sin miembros que escriban. Y peor aún, sin miembros que lean o comenten.  Pero tienen el control; y se sienten “importantes”.

Como productor de contenido pienso que en el mundo ya existe suficiente censura sin que salgamos a buscarla voluntariamente.  Además, mi material es de primera (y perdonen lo modesto).  Así que me rehúso a participar en grupos donde pretendan imponerme tranquillas.

Claro, no todos los grupos son iguales.  Hay grupos cerrados que lo publican todo, a menos que rompa con las normas de sana convivencia digital.  Pero en el momento en que noto que un grupo cambia de abierto a cerrado y empiezan a censurar el contenido sencillamente me desafilio.

Después de todo LinkedIn es un sitio bieeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeen grande y lo más que hay es grupos en los que participar.

banner-click-to-tweet-600x60

¿Qué piensas tú. Te gusta participar en grupos donde otro es el que decide si tu material es lo suficientemente bueno; si tienes la estatura intelectual para codearte con esta o aquella claque, o si sencillamente se siente de humor para “darte una oportunidad”.

Vamos a discutirlo.

©2014, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *