Ojo con los “spoofs” de PayPal

Share
spoof_paypal

A veces los correos electrónicos no son lo que parecen

He tenido una cuenta de PayPal desde que comenzó la compañía; mucho antes de que los comprara eBay.  El servicio es excelente para cualquiera que desee vender a través de la Internet sin los dolores de cabeza —y el costo— de obtener una cuenta POS (point of sale) con un banco local.

Sin embargo, el otro día me sucedió algo muy interesante.  Una amiga de la familia quería vender una cámara fotográfica y me preguntó si podría cobrar el dinero a través de mi cuenta de PayPal.  La cosa era bastante sencilla.  El comprador me pagaría el monto de la cámara y el franqueo a mí y yo le entregaría el dinero a ella restándole el costo de envío y la pequeña comisión que cobra PayPal por la transacción.??Nuestra amiga anunció la cámara en Clasificados Online, y ahí fue que se puso la cosa interesante.  Al cabo de un par de días recibió un correo electrónico de una persona en Seatle que supuestamente estaba interesada en la cámara.  Tan interesada estaba que le ofreció $200 por encima de los $300 que estaba pidiendo nuestra amiga.  Como diría un amigo mío, la cosa era “tu gu tu bi tru”.

Decidimos seguirle el juego a esta persona a ver a dónde nos llevaba.   Al par de días recibimos un correo electrónico “proveniente” de PayPal diciendo que teníamos un pago de $500 en mi cuenta.  Parecía “de beldá”.  Obviamente, la cosa continuaba siendo sospechosa, así que fui directamente a mi cuenta de PayPal y —claro está— el pago de $500 no estaba.  Es importante señalar que para ir a mi cuenta de PayPal lo hice desde mi navegador Firefox y utilizando el marcador que he utilizado siempre.  Nunca le des “click” a enlaces que aparezcan en un correo electrónico ya que no sabes a dónde te están llevando en realidad.

De inmediato me comuniqué con la gente de PayPal (402-935-2050) y confirmé que se trataba —en efecto— de una treta.  La persona de PayPal me dio además varios consejos para asegurar que tus transacciones corran sin problemas; particularmente aquellas en que estés vendiendo algo:

  1. Siempre que recibas un correo que alegue venir de PayPal coloca tu puntero sobre la dirección de remitente y déjalo ahí por unos segundos.  No le des “click”.  Sencillamente colócalo sobre la dirección.  Al par de segundos aparecerá la dirección verdadera de donde viene el correo en una casilla amarilla.  En mi caso venía de Ucrania.
  2. Visita la página de PayPal (http://www.paypal.com), escribe tu nombre de usuario y contraseña, y, verifica que —en efecto— el pago se refleje en tu cuenta.
  3. Si todavía la cosa te parece sospechosa llama a PayPal directamente.

En nuestro caso, si sencillamente hubiéramos dado el correo electrónico por bueno y hubiéramos enviado la cámara hubiéramos perdido la cámara, el costo de franqueo y el dinero.

Recuerda, como decía P.T. Barnum (aunque hay quien alega que él nunca dijo dicha frase) “todos los día se tira un ¶™¢º¬•¡§ a la calle”.  O dicho con un poco más de finura “la Internet está llena de buscones”.  No es que te vuelvas paranoico.  Pero con un nivel razonable de escepticismo  y el conocimiento adecuado te evitarás muchos problemas.

©2010, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios