Pay For Play… Se Acabó El “Mamey”

Share
Los tiempos en que las redes sociales eran “gratuitas” están llegando a su fin.

Los tiempos en que las redes sociales eran “gratuitas” están llegando a su fin.

Al puertorriqueño le encanta el cachete.  En eso estamos todos de acuerdo.  Y cuando se trata de la Internet lo vemos más claro que en ningún otro lugar.

La gente comienza un negocio con una cuenta de Facebook, una de Twitter y un correo electrónico de GMAIL.  No le hables de dominios, de servidores, de blogs o de páginas de Internet.  ¡Que va!  Todo eso cuesta “chavos”.  Lo fácil —y lo más barato— es edificar la casa en terreno de otro.

El problema es que se está acabando el “mamey”.  Las redes sociales como el “refugio de los cacheteros” están llegando a su fin.

Para mucha gente las redes sociales son como “plazas públicas digitales” a las que pueden acudir —completamente gratis— a compartir sus secretos, las fotos de sus hijos, sus videos, sus ideas políticas, religiosas, de negocio… en fin su vida casi al desnudo.

Cuando no identificamos un “nicho” en el mercado podemos estar vendiéndole “peinillas a los calvos” sin saberlo.

Cuando no identificamos un “nicho” en el mercado podemos estar vendiéndole “peinillas a los calvos” sin saberlo.

Para el comerciante desinformado parecen el lugar idóneo, porque como dicen ellos: “hay mucha gente”.  Pero, como ya me he cansado de explicar en otras entradas, ese no es necesariamente el caso.  ¿Por qué?  Pues porque pueden estar tratando de venderle “peinillas a los calvos”.

El verdadero problema es que estos sitios no tienen nada de gratis.  Son negocios que agregan información de sus usuarios para vendérsela a terceros con fines publicitarios o sabe Dios de qué otro tipo.  Además colocan anuncios comerciales en cada esquina que pueden con la esperanza de que sus usuarios le den “clic” y visiten a sus anunciantes.

Pero ese modelo original ya no les está funcionando.  ¿Por qué?  Porque la gente ignora los anuncios.

Ante esa disyuntiva las distintas redes sociales están implantando modalidades variadas de “pay-for-play”.  En unos casos le han comenzado a cobrar a sus usuarios porque sus entradas aparezcan en el “timeline”.  Para esta modalidad utilizan un seudónimo de lo más simpático.  Le llaman: “sponsored post”.  En otras palabras, mientras más pagues mayor cantidad de gente va a poder ver tu mensaje.

Otros han comenzado a insertar anuncios encima del contenido, al comienzo del contenido, al final del contenido, y en algunos casos, en los tres sitios.

¿Y qué tiene de malo eso?  Pues sencillo.  Esos anuncios se colocan a base de “contexto”.  Eso quiere decir que si tu negocio es un hotel los anuncios que van a salir antes, encima o detrás de tu contenido pueden ser de tus competidores.

Y no pienses que nada de esto va a mejorar.  Se va a poner peor porque todas estas empresas gastan millones de dólares en mantener sus plataformas y tienen que garantizarle una ganancia a sus accionistas.  A esa realidad le llaman “monetizar” el concepto.

Dentro de poco vas a tener que pagar para que la gente vea lo que publiques en las redes sociales.

Dentro de poco vas a tener que pagar para que la gente vea lo que publiques en las redes sociales.

Con el aumento en “pay-for-play” se va a desequilibrar el terreno de juego entre el comerciante pequeño y el grande.

Hasta ahora se decía que la Internet era una especie de “ecualizador” que permitía que el comerciante pequeño compitiera de tu a tu con el grande.  Pero en un escenario de “pay-for-play” el comerciante grande va a llevar la ventaja, porque va a contar con más recursos para colocar su contenido de modo preferencial.

Además, vamos a ver —o mejor dicho, ya estamos viendo— un aumento desmedido en contenido puramente comercial en los distintos “timelines”.  Con ese aumento vamos a ver crecer el desencanto del internauta común que, en lugar de ver su contenido y el de sus amigos, va a recibir un bombardeo cada vez mayor de anuncios.

Una alternativa para el internauta común y para los negocios pequeños van a ser los “blogs” y los “podcasts” que mencioné en la entrada anterior.

Si eliminan el Net Neutrality el uso de la Internet va a ser más costoso para el usuario pequeño.

Si eliminan el Net Neutrality el uso de la Internet va a ser más costoso para el usuario pequeño.

Pero los grandes emporios no se van a quedar cruzados de brazos ante el éxodo de sus clientes.  Por eso están cabildeando cada día más en el Congreso para que se elimine la regla de “Net Neutrality” de la FCC que garantiza un terreno de juego equilibrado en cuanto al cobro por el uso de la Internet.

Si los grandes emporios logran que se elimine el “Net Neutrality” entonces si que la cosa se va a poner color de hormiga brava porque al pequeño le va a costar mucho más el uso de la Internet (en términos proporcionales) que al grande.

Si nunca has escuchado hablar del problema del “Net Neutrality”, o si te gustaría saber más sobre ese tema te recomiendo los programas 0005 y 0069 de Hablando de Tecnología.

banner-click-to-tweet-600x60

Por el momento lo que vamos a ver es una emigración paulatina de los pequeños negocios hacia propiedades propias en la Internet y un alejamiento progresivo del ciudadano común y corriente de la redes sociales.  Obviamente, eso no va a suceder de la noche a la mañana.  Pero en la medida en que la gente se dé cuenta de que estas páginas favorecen más y más al que paga van a ir perdiendo el interés.

©2014, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *