Pobrum Chavatum

Share
La situación del país es caótica. La clase trabajadora ya no aguanta más. ¿Qué podemos hacer? No te achantes. Aporta tus ideas y contribuye a mejorar el País.

La situación del país es caótica. La clase trabajadora ya no aguanta más. ¿Qué podemos hacer? No te achantes. Aporta tus ideas y contribuye a mejorar el País.

Cuando Barack Obama y Luis Fortuño asumieron sus cargos de Presidente de los Estados Unidos y Gobernador de Puerto Rico respectivamente la cosa estaba “pelúa”.

Los grandes emporios económicos de Wall Street estaban a punto de colapsar, por causa de sus manejos turbios.  El terrorismo amenazaba a la Nación por todos los flancos.  Y al pobre le tocaba el problema: empleos perdidos, hipotecas delincuentes y quiebras por doquier.

En la Isla la cosa era casi igual.  El cuatrienio comenzó con 20+ mil despidos, que con su efecto multiplicador fueron muchísimos más.  Esto causó una avalancha de despidos, quiebras, hipotecas morosas y el primer descenso poblacional en la historia del censo en Puerto Rico.

Y no se trata de que —de pronto— los puertorriqueños nos hubiéramos vuelto menos “juguetones”.  Sencillamente, los nenes boricuas están naciendo allende los mares.

Por allá Obama “cogió el toro por los cuernos” y poco a poco ha ido reencaminando la Nación.  Por acá continúan echándole la culpa a “la administración anterior”.  Lo que esta gente convenientemente olvida es que en la administración anterior el único Popular era Aníbal.  El Senado era PNP.  La Cámara era PNP.  Y el Comisionado Residente era el propio Luis Fortuño.

Pero basta de política.  Volvamos a la historia.  Ahora resulta que se aproxima otra ola de calamidades para los pobres.  Las becas Pell las van a reducir.  Los intereses de los préstamos estudiantiles probablemente se dupliquen.  El Programa de Asistencia Nutricional va a sufrir cambios.  Y ayer me enteré de que el Plan 8 lo van a eliminar en octubre (todavía el gobierno no ha dicho nada).

Obviamente, las fábricas de diplomas puertorriqueñas están en brote.  Ayer sus respectivos representantes estaban reunidos con el comisionado residente Pedro Pierluisi para buscarle “solución” al asunto.  Claro, la solución ideal sería que todo se quedara como está.  Pero el senado norteamericano tiene la tijera “amolá” y parece que los recortes serán inminentes.

Como estudioso de la comunicación, y por ende de los procesos sociales, les voy a adelantar lo que veo sucediendo en el futuro inmediato.

Comencemos por el Plan 8.  Si desaparece el Plan 8 va a aumentar la morosidad por parte de los arrendatarios.  Esto —a su vez— se va a traducir en morosidad por parte de los dueños de propiedades de alquiler.  Con más propiedades reposeídas “en las costillas” los bancos van a seguirse defalcando.  Los arrendadores que no pierdan sus propiedades van a ser mucho más tímidos para arrendarlas y probablemente opten hasta por venderlas.  Esto aumentaría el inventario de propiedades a la venta y traería un descenso aún más marcado en el precio de las propiedades.

El gobierno va a tener un problema cada vez mayor de familias sin hogar.  Para atender ese problema de vivienda lo lógico sería construir más unidades de vivienda pública.  Claro, pero los recaudos del gobierno van en descenso.  Así que cada vez va a haber menos dinero para esas cosas.

¿Por qué van en descenso los recaudos?  Porque cada día hay menos personas empleadas a los que se le pueda “sacar el jugo”.  La gente en edad productiva está “echando un pie”.

Con menos gente joven en la fuerza laboral va a haber menos gente comprando de todo.  Con menos gente comprando los recaudos del IVU van a seguir “pa’ abajo”.

¿Y qué hay de las fábricas de diplomas?  Bueno, si yo fuera ellos empezaría a buscar maneras de emigrar a la Internet.  Por su misma naturaleza las instituciones universitarias son intensivas en “bienes raíces”.  Cada 20 ó 25 estudiantes ocupan un salón.  Por lo tanto, la manera perfecta para reducir costos es mudándose a la Internet y reduciendo el uso de varilla y cemento.

Esto que les hablo no es nuevo.  Universidades de los Estados Unidos como Harvard, Yale, Princeton, Columbia, MIT, Duke, Stanford y decenas más han venido haciendo esto por años.  Inclusive, todas las que mencioné tienen cursos enteros —completamente gratis— en iTunes U.  Visítalo para que veas.  Hay cursos sobre prácticamente todas las disciplinas y todos los temas.

Por ejemplo, cualquiera puede entrar a iTunes U y tomar el mismo curso de estadísticas que toman los estudiantes de Harvard.  ¡Completito!

Obviamente, no va a aparecer en su transcripción de créditos.  Pero, si la intención es aprender, cualquiera puede hacerlo libre de costo.

¿Sabes cuántas universidades de Puerto Rico están en iTunes U?  ¡Cero!  Ya es tiempo de que Puerto Rico entre al siglo 21.

La situación con las becas Pell y los préstamos estudiantiles va a traer otra consecuencia inesperada para el gobierno local.  Todos hemos visto los conflictos que ha habido con los estudiantes en los distintos recintos de la Universidad de Puerto Rico.  Parecería que el gobierno ha venido cerrándole avenidas educativas a los estudiantes menos pudientes del país.

Ahora, ¿si se reducen las becas Pell y aumentan los intereses de los préstamos estudiantiles, a dónde piensas que van a mudarse los estudiantes de menos recursos?  ¡Claro que los ejecutivos de las fabricas de diploma tienen que estar preocupados!

Ah, y casi se me quedaba el Programa de Asistencia Nutricional.  Este sistema ya no aguanta agua.  Hemos acostumbrado a tres generaciones de puertorriqueños a vivir con la mano “estirá”.  Ahora están hablando de convertir el PAN en un programa de trabajo.  Buena suerte con esa.  Lo único que les pido es que no le vayan a llamar Programa Universal de Trabajo Asegurado

¿Cómo se le enseña la ética del trabajo a un ejército de vagos?  La explosión social sería casi segura.

Los próximos 20 años en Puerto Rico van a ser muy interesantes para los científicos sociales.  La colonia más vieja de la historia se está viniendo abajo.  Las clases se están polarizando.  La gente con mayor capacidad productiva está emigrando.  La corrupción nos está arropando.  El crimen está fuera de control.  La economía está en el piso.  Los servicios básicos están por los cielos.  Y para ponerle la tapa al pomo, ayer alguien descubrió que en Puerto Rico existe el racismo (véase “Contando Los Negritos”).

Si algo se saca en claro de toda esta mogolla que les he venido contando es que en Puerto Rico el pobre está ‘chavao”.

Albert Einsten decía que la definición de la locura es: “continuar haciendo lo mismo y esperar un resultado distinto”.

Ya es tiempo de que empecemos a poner el ojo en las cosas que verdaderamente importan.  Ya es tiempo de empecemos a colocar personas competentes y honestas en los puestos claves.  Ya es tiempo de que miremos al país como un todo y empecemos a buscar soluciones “puertorriqueñistas”.  Ya es tiempo de que encontremos maneras de frenar la fuga de cerebros de nuestro país.

Hace más años de los que me gustaría contar estuve de vacaciones por Europa por primera vez.  Recuerdo cómo los Valencianos sembraban chinas hasta en las isletas de las carreteras y cómo los italianos en San Remo cortaban las montañas en mesetas para sembrar las flores más exquisitas de Italia.

Regresé a Puerto Rico un lunes en la madrugada.  Me di un bañito y me fui a la oficina.  Esa misma mañana tuve que visitar a un cliente en Ponce.  El choque psicológico cuando pasé por el expreso fue horrendo.  Latifundios a ambos lados.

Hoy en día los latifundios siguen presentes.  No sólo en el campo, sino en el espíritu del país.  Hay un vacío de ideas, de iniciativa; y de la energía vital para cambiar de rumbo.

El pobre ya no aguanta más. Hacen falta ideas nuevas para problemas complejos.

El pobre ya no aguanta más. Hacen falta ideas nuevas para problemas complejos.

Si algo tiene distinta esta crisis, de todas las que la antecedieron, es que en esta ocasión nadie nos va a sacar las castañas del fuego.  Tenemos un país quebrado, frustrado y acéfalo.

Las soluciones no van a ser fáciles.  Tampoco van a venir de nuestros oficiales electos.  Cada uno de nosotros va a tener que aportar al “fondo de ideas” para rescatar el país.

Por eso creé un grupo en la red social “LinkedIn” donde podremos compartir ideas libremente.  La descripción del grupo reza como sigue: “El Fondo de Ideas de Puerto Rico será un grupo apolítico y sin fines de lucro en el que se discutirán ideas viables para mejorar la economía y la calidad de vida en la Isla”.  Bajo ese techo cabe prácticamente cualquier tema.

Y para poner “la bola a rodar” invité a 50 de mis mejores conexiones para que aporten sus ideas y talento.  Y no se trata de gente cualquiera.  Se trata de gente de primera con el nivel de influencia necesario para que sus ideas se escuchen.

Luego que la cosa coja vuelo le extenderemos una invitación a los partidos políticos del país para que exploren nuestras ideas y las implanten a su conveniencia.  ¿La autoría?  Esa no importa.

Claro que van a haber políticos creativos que —de momento— se le van a “ocurrir” ideas brillantes.   No importa.  Lo importante es que el país “eche pa’ lante”.

¿Te interesa participar?  Date la vuelta por el “Fondo de Ideas de Puerto Rico” en LinkedIn y aporta la tuya.  ¿No eres socio de LinkedIn?  Visita www.linkedin.com.  El formulario de afiliación está en la misma primera página.

©2012, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

2 comentarios

  1. Tarde en la vida me ha tocado terminar una carrera universitaria, por dificultades en el camino. Nunca fui estudiante de perder el tiempo; aún en mi juventud “ante las llamadas fugas” tenía la conciencia que el tiempo había que aprovecharlo y máxime tratándose de los estudios. Unos pasos mal dados en el camino, que nada tuvieron que ver con los errores comunes en la juventud, me imposibilitarón hacer una carrera universitaria.

    En estos momentos de mi vida, con limitación visual y otras circunstancias, estoy contra todo para completar mi carrera; como me ha costada llegar hasta aqui y los retos siguen superando mis espectativas.

    Ahora bien, tengo que recordar este tipico escenario en un salón de clase de un colegio universitario, las actitudes de los estudiantes eran como si estuvieran en escuela superior; hacian todo lo posible por sabotear la clase y en contadas ocasiones tuve la intención de darme de baja, porque me parecía incongruente este tipo de actitudes dentro de un salón de claes en ese nivel.

    Esto me dio en qué pensar. ¿Qué pasaría si en algún momento nos eliminan las becas por el mal aprovechamiento de estudiantes? Y por parte de la institución en retenerlos por el interes del cobro de las becas. Ahora vemos el resultado, tambien recuerdo un poco antes que con este dinero algunos llegaban a comprar carros.

    Ahora tengo que agracecer al hecho de que me este quedando ciega, en empeñarme por terminar mi grado con los fuertes aleteos de que no tenga cómo pagar los estudios. No creo que todo este en mi contra, parece que llegue un poco tarde, como en casi todo.

  2. Orlando Mergal

    Mi padre, Eleuterio Mergal, decía que “nunca es tarde si la dicha es buena”. Y de hecho, terminó un bachillerato en teología luego de cumplir los 80 con el único propósito de entretenerse.

    Puerto Rico necesita gente con determinación. Así que “eche pa’ lante”.

No se admiten más comentarios