Resplandece La Barandilla

Share
Las barandas están reparadas.

Las barandas están reparadas. Dale click a la imagen para verla grande.

Ayer fue un día feliz para mí.  Salí con Zoraida y mi amiga Margarita a dar un vueltón.  Primero fuimos a la Feria de Productos de Puerto Rico en Caguas y luego terminamos la tarde en el Viejo San Juan.

La feria de Caguas no me impresionó demasiado.  Sí, había bastante público, pero daba la impresión de que lo único que produce la Isla son productos comestibles.  Si ese fuera el caso —que yo sé que no— estaríamos bien mal.

No hay duda de que había bastante público, y de que la cosa lucía bien organizada, pero el “mix” de exhibidores no me impresionó.

Los pasamanos también quedaron “de show”.

Los pasamanos también quedaron “de show”. Dale click a la imagen para verla grande.

Como a las 2:30pm partimos hacía el Viejo San Juan.  En la mañana había leído que habían ocho actividades en la ciudad así que esperaba un tapón monumental.  Para mi sorpresa fue lo contrario.  Entramos como Pedro por su casa y nos estacionamos en Covadonga sin problema.

De hecho, parece que la mayoría de la gente leyó la misma noticia, y pensaron lo mismo que yo, porque la ciudad lucía hasta vacía.

De primera intención subimos hasta la calle Luna.  De ahí caminamos hasta el Palacio de Santa Catalina, mejor conocido entre los puertorriqueños como “La Fortaleza”, donde había una fiesta de pueblo con la música del cuatrista boricua Prodigio Claudio.

banner-click-to-tweet-600x60

La música estaba exquisita y la organización general de la actividad fue de primera.  Lo único que empañó un poco la cosa fue la incesante llovizna.  Y claro, contra eso no hay quien pueda.

De “La Fortaleza” bajamos a la “Plaza de la Barandilla” donde habían anunciado que se presentaría El Gran Combo de Puerto Rico.  Imagínense cuál fue mi sorpresa cuando descubrí que aquella plaza —que critiqué hace seis meses por el vandalismo del que había sido objeto— está nuevamente de punta en blanco.

Los tubos que se habían robado los amigos de lo ajeno fueron reemplazados.

Los tubos que se habían robado los amigos de lo ajeno fueron reemplazados. Dale click a la imagen para verla grande.

Las barandas que le faltaban fueron reemplazadas.  Los pasamanos que habían cortado los vándalos para robarse el material de bronce también fueron reparados y hasta la estatua de “Toribio”, el rey del güícharo, al que le habían pintado un gran beso rojo en un cachete, cogió su “bañito” y estaba en perfectas condiciones.  ¡Bravo por el gobierno del Municipio de San Juan!

Lo único que les faltó fue ponerle la diéresis a “güícharo” pero esa se le puede perdonar.  El gobierno actual no fue el que colocó la estatua allí.

Hasta Toribio cogió su “bañito”.

Hasta Toribio cogió su “bañito”. Dale click a la imagen para verla grande.

Ah, y no conformes con reparar todo lo que los vándalos habían dañado, le aplicaron algún tipo de químico al bronce que hizo que luciera bello y resplandeciente.  ¡Wow!

Nuevamente quiero hacer claro que yo sé que estas cosas no son culpa del gobierno.  Por eso titulé mi entrada anterior “Un País Dañao‘”  Porque hay que estar mal de la cabeza para destruir la propiedad pública de la manera que lo hicieron en la Plaza de la Barandilla.

Ahora lo que va a hacer falta es un poco más de vigilancia.  Porque de lo contrario es capaz que los amigos de lo ajeno vuelven a hacer de las suyas.

Mientras tanto quiero felicitar encarecidamente a los empleados del Municipio de San Juan y a su alcaldesa Carmen Yulín Cruz porque la Plaza de la Barandilla le quedó (como dicen los jóvenes de hoy) “de show”.

Feliz Navidad,

©2013, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios