¿Sabes Lo Que Es Un “Squeeze Page”?

Share
Un "squeeze page" intercambia información que quiere el vsitante por información que tú quieres.

Un “squeeze page” intercambia información que quiere el vsitante por información que tú quieres.

La mayoría de la gente piensa en una página de Internet y lo que le viene a la mente es un lugar en el ciberespacio, en el que se habla de las bondades de su empresa, de ellos o de algún tema específico. En el primer caso se trata generalmente de una página de Internet tipo “brochure” de las que hay millones en la Internet. En el segundo y en el tercero probablemente estaríamos hablando de un blog.

En Puerto Rico la cosa se complica todavía más, porque para mucha gente “estar en la Internet” equivale a pasarse la vida en Facebook y Twitter, o como dicen muchos “en fesibú y en twitel”.

Pero la Internet es mucho más que eso. Las redes sociales se crearon para eso mismo: “para ser sociales”, así que no las vamos a tocar en esta entrada. Por su parte, las páginas tipo “brochure” generalmente se concentran en las “bondades” de una u otra firma comercial. Y a pesar de que eso no es intrínsecamente malo, la mayoría de la gente explora la red en busca de soluciones.

Los blogs —hechos como debe ser— atienden esa necesidad. Ofrecen un influjo constante de artículos sobre temas prácticos que son de utilidad para su audiencia. Al hacer eso desarrollan un grupo de seguidores leales. Si interesas saber más sobre los blogs dale clic al botón verde rotulado “Índice De Entradas”. Ahí vas a encontrar varios artículos sobre el tema.

Los “squeeze pages” van más allá de la página de Internet regular. Su único propósito es intercambiar información que es de interés para el visitante, por información que es de interés para el dueño del “squeeze page”. ¡Nada más!

El término ”squeeze page” es un mote que le han puesto los norteamericanos a lo que originalmente se conoció como un “landing page” o una “micropágina”. En todos los casos se refiere a lo mismo: “a un sitio en la Internet de una sola página cuyo único propósito —desde el punto de vista de su dueño— es ‘exprimirle’ la información al visitante”.

¿Cómo funciona un “squeeze page”?

Lo primero que hace falta para que un “squeeze page” sea efectivo es tener algo valioso para regalar. Ahora, antes que todo, es menester definir el término valioso. Si una persona está a punto de morir de sed en medio del desierto, una botella de agua le va a parecer sumamente valiosa. Por lo tanto, el concepto valor se basa en dos factores indispensables: en la necesidad y en la escasez.

Hace un rato decíamos que la gente explora la Internet por dos razones básicas: “para entretenerse o para buscar información”. Para entretenerse visitan las redes sociales y para buscar información van a los motores de búsqueda —usualmente a Google.

Supongamos que el propósito de nuestro “squeeze page” es atraer a personas entre las edades de 20 y 30 años de edad, que piensen casarse. Como vemos, en términos de mercadeo, esta definición es bastante general. No obstante podríamos preparar un “informe especial” titulado: “Los 25 Errores Más Comunes Que Cometen Las Parejas Al Planificar Su Boda”.

¿Y qué haríamos con ese informe especial? Crearíamos un “squeeze page” donde el visitante que llegue vea un corto video explicativo, escriba su información en un formulario y haga “click” en un botón.

En unos segundos el visitante va a recibir el informe mediante correo electrónico, y el dueño del “squeeze page” va a recibir un correo electrónico con la información del visitante.

Pero eso no es todo. La información va a pasar a una base de datos para crear lo que se conoce como: “una lista segmentada”. Una “lista segmentada” es una lista de prospectos que tengan algo en común. En este caso van a ser: “gente que se casa”.

Pero hay más. El mecanismo que hace posible el “squeeze page” se conoce como un “autocontestador”. Este programa no sólo envía el “informe especial” sino que permite programar cuantos correos electrónicos queramos, en los intervalos que deseemos.

¿Y cómo vamos a llevar personas a nuestro “squeeze page”? ¡Sencillo! Vamos a publicar un anuncio clasificado como este en la sección de bodas del periódico:

anuncio-bodas

¡Piénsalo! ¿Si tú te fueras a casar te llamaría la atención un anuncio así.

Y esa es precisamente la belleza de este sistema; que atrae a un grupo específico de prospectos. De ahí que terminemos con una lista de prospectos segmentada.

Ah, y antes de que lo preguntes, sí… el dominio 25errores.com es mío. También soy dueño de 5errores.com, 10errores.com, 15errores.com, 20errores.com, 5secretos.com, 10secretos.com, 15secretos.com, 20secretos.com y 25secretos.com.

Ahora, lo bonito de este sistema es que funciona para cualquier industria y cualquier mercado, las 24 horas del día y los 365 días del año. Lo único que cambiaría sería la redacción del informe especial y la producción del “squeeze page”.

¿Y qué hay de la especificidad? ¿Qué tal si en lugar de buscar meramente a gente que se piense casar quisiéramos atraer a gente que esté buscando un fotógrafo o a un florista? Pues es sencillo. El informe sería sobre los errores más comunes al escoger un fotógrafo; o a un florista. Obviamente, el “squeeze page” variaría y el anuncio también.

¿Por qué no vemos este tipo de publicidad a menudo?

Porque la mayoría de los comerciantes son ignorantes sobre estos temas. Hacen lo que ven hacer a los demás. Peor aún, hacen lo que ven hacer a las grandes corporaciones. Y eso generalmente es desastroso para el comerciante pequeño.

¿Por qué?

Porque las grandes corporaciones generalmente hace publicidad de imagen. El único objetivo es “sonar” en los medios. El problema con ese tipo de publicidad es que es sumamente costosa y no es cuantificable. O cómo dirían los estadísticos “resulta imposible demostrar causalidad”.

¿Qué es la causalidad?

Causalidad es cuando un evento se puede ligar empíricamente a otro.

Causalidad es cuando un evento se puede ligar empíricamente a otro.

Imagina que colocas tu anuncio en El Nuevo Día por una semana. Ahora supongamos que ese anuncio te cuesta $200. Recuerda, estamos hablando de un anuncio pequeño de mercadeo directo, no de un anuncio de imagen a página completa.

Ahora supón que el “squeeze page” produce 400 “leads” esa semana. Es decir, que 400 personas descargan el informe especial. Eso querría decir que cada “lead” te costaría 50 centavos.

Ahora, supón que le haces un acercamiento a cada uno de esos “leads”. El que sea. Puede ser por correo electrónico, por correo regular o por teléfono.

Finalmente, supón que de los 400 “leads” 10 compran lo que vendas (ya sea un servicio o un producto). Eso querría decir que tu conversión para ese anuncio fue del 2.5%. Eso es más o menos lo normal para cualquier esfuerzo de mercadeo directo. De hecho, hasta el 1% se puede considerar exitoso dependiendo del precio del producto.

Déjame darte un ejemplo. Hace años envíe una campaña de tarjetas postales por correo promoviendo nuestro servicio de producir Manuales De Empleado. Envié cerca de 1,000 tarjetas. El costo por tarjeta incluyendo la impresión, la lista y el envío fue de aproximadamente $1 por pieza.

Contestaron tres prospectos. De los tres le vendimos a uno.

Claro, si el producto hubiera sido un CD de $10 la campaña hubiera sido un fracaso. Pero aquella campaña nos dejó un contrato de $38,000.00 para hacerle el Manual del Empleado a una de las compañías farmacéuticas más importantes del país en aquellos años. La conversión fue de un mísero .10%, pero la campaña fue un éxito. ¿Por qué? Porque invertimos $1,000.00 y obtuvimos $38,000.00.

La moraleja detrás de esta historia es que las campañas de mercadeo directo se miden estrictamente por resultados. Aquí no importa “la imagen” o “el branding” o ninguna otra de esas pamplinas que se inventan los publicistas y relacionistas públicos para llenarle el ojo al cliente.

Si la caja suena la campaña habrá sido un éxito. ¡Punto!

Por último, la clave para un buen “squeeze page” no es la tecnología. Y esto lo recalco porque sé que no faltará el que diga como Douglas Candelario: “eso lo hago yo”.

Pues sí, quizás. No hay duda de que la tecnología que hay detrás de un “squeeze page” no es materia de física nuclear ni de neurocirugía. Pero tampoco es “un ñame”. Conlleva conocer al dedillo todos los elementos.

Hay que saber redactar promociones de mercadeo directo, producir video, trabajar en HTML, diseñar anuncios, poseer los dominios y las plataformas correctas. Luego hay que saber integrarlo todo.

Obviamente, tu negocios no es hacer “squeeze pages”. Tu negocio es hacer lo que haces —lo que sea— con excelencia.

Si quieres ver un “squeeze page” en acción puedes visitar http://www.25errores.com/internet.  Ahí vas a encontrar un informe especial excelente para compañías que quieran mejorar su página, o que no tengan ninguna y deseen crearla.  Además, si interesas saber sobre este o cualquier otro método de publicidad directa para tu negocio, que produzca resultados sin invertir demasiado, llámame al 787-750-0000.

Te vamos a ayudar.

©2013, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Un comentario

  1. Te la comiste, Mergal ! Ideal concepto. Me puse a pensar. Como estamos en LinkedIn grupo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *