Sobre bolsillos y nalgas…

Share
¿Oye, te llegó la luz? El gobe dice que esoy en un bolsillo.

¿Oye, te llegó la luz? El gobe dice que esoy en un bolsillo.

Una semana era mucho pedir. Hace apenas cinco días que Irene “esmoruzó” a nuestro Puerto Rico querido.  Desde entonces aquella islita a prueba de todo —capaz de resistir un terremoto como el del Japón— ha sido escenario de una sinfonía de plantas eléctricas, mentiras de todo tipo y hasta un par de nalgas “honorables” que han tomado por asalto los titulares del país.

Como comunicador no puedo más que quitarme el sombrero ante tanta creatividad.  Sea quien sea el que se ideó esto de las nalgas ha cambiado por completo el foco del país.  Ya nadie recuerda que hay miles de puertorriqueños sin servicio de energía eléctrica.  Nadie habla de que hay urbanizaciones casi enteras —particularmente en Carolina y Trujillo Alto— a las que se refieren sin mucho interés como “bolsillos”.

Pero para qué gastar saliva digital en hablar de la soberbia, la estupidez y la ineptitud de tanto funcionario público.  Después de todo el pueblo sabe de sobra quiénes son y continúa votando por ellos.  ¡QSJ!

Lo que sí vale comentar es la habilidad mediática de quienquiera que se haya ideado esto de las nalgas.  No hay duda de que es un experto (o experta) en “issue management”.  Hasta Goebbels se hubiera maravillado.

Hay momentos en la vida en que la verdad nos da en la cara; cuando las mentiras resultan tan burdas que aún el pueblo más atolondrado las cuestiona.  Cuando eso sucede es momento de usar “las nalgas”.

Basta con sembrar un “issue” lo suficientemente cafre y un pueblo balloyero como el nuestro lo va a recoger como el último “chistecito”.  El problema no sería tan serio si ese comportamiento sólo lo exhibieran los sectores iletrados.  Pero cuando el tema ocupa tiempo valioso en los principales foros de discusión radial y televisiva del país se convierte en una radiografía de la mentalidad de pigmeo que se ha apoderado de nuestros medios.

Para que un “issue” sea un “issue” hace falta que alguien lo inserte en la discusión pública y que los medios le den cobertura.  Si lo segundo no sucede el asunto desaparece.

Lo fácil es seguir con el juegito y darle la espalda a los temas apremiantes.  ¿Por qué?  Porque todos descansan.  Los reporteros descansan de seguir la noticia y los funcionarios de gobierno descansan de los golpes de la prensa.

Sigue descansando Puerto Rico.  Sigue sin luz.  Sigue sin agua.  Sigue sin carreteras. Sigue sin empleo.  Sigue sin escuelas. Sigue sin salud.  Sigue con la bayoya.  ¡Sigue sin futuro!  Esta vez te mostraron las nalgas.  La próxima vez…

©2011, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios