Soy Del 1%

Share
Sólo el 1% de la gente que utiliza la Internet contribuye contenido fresco y relevante

Sólo el 1% de la gente que utiliza la Internet contribuye contenido fresco y relevante

Según las más recientes revisiones al algoritmo de Google los sitios de Internet que mejor se van a colocar en los motores de búsqueda de ahora en adelante son aquellos que tengan contenido “fresco y relevante”. Eso es un hecho. Pero, ¿te has preguntado qué cantidad de páginas cumplen con ese requerimiento?

Uno de los resultados de esas revisiones han sido los lamentos de aquellos cuyas páginas han perdido la colocación preferencial de la que disfrutaban. ¿Y sabes por qué la perdieron? Porque nunca la merecieron.

Hasta el otro día, muchos webmasters recurrían a técnicas proscritas y a prácticas cuestionables para elevar su colocación en los motores de búsqueda. El problema fue que esas mismas técnicas fueron las que los hundieron en el olvido en un mundo post Panda y post Penguin.

Hoy por hoy, la única manera de colocarse favorablemente en la Internet es pagando por publicidad o produciendo contenido fresco y relevante. ¿Y cuántos tipos de contenido fresco y relevante hay? Pues no hay más que cuatro tipos: texto, audio, video e imágenes. Y de los cuatro, el texto es el más efecto que tiene.

Y no es casualidad.  A pesar de todo lo que han progresado los motores de búsqueda, todavía siguen funcionando a base de texto. No son capaces de escuchar el contenido de un audio, ver las imágenes que pueda contener un video o evaluar la calidad de una foto.

Ahora, hay una razón adicional para la caída estrepitosa que han experimentado muchos sitios de Internet. La mayoría de la gente que utiliza la Internet no producen contenido. Ni fresco ni relevante, ni de ninguna clase.

Y no lo digo yo. Según Wikipedia, la enciclopedia y sitio de información cibernético, 90% de la gente que visita la Internet únicamente consume contenido, 9% interactúa con dicho contenido y únicamente el 1% produce contenido original.

El propósito principal de Panda y Penguin fue liberar la red del contenido viejo e irrelevante.

El propósito principal de Panda y Penguin fue liberar la red del contenido viejo e irrelevante.

Obviamente, si el nuevo algoritmo de Google le da preeminencia al contenido fresco y relevante, va a ser ese 1% el que salga a flote eventualmente. Es decir, vamos a ver un reacomodo de los sitios de Internet en términos de colocación.

Aquellos de ustedes que leen Picadillo con alguna frecuencia sabrán que publico entre 7 y 10 entradas mensuales. De hecho, ya estamos por alcanzar las 200 entradas.

Curiosamente, la poca gente que comenta lo hacen en las redes sociales como LinkedIn y Facebook; predominantemente en LinkedIn. Unos aportan a la discusión inteligente. Otros intentan valerse de las entradas para acercar la sardina a su brasa. Raras veces alguien comenta en el propio blog, a pesar de que van hasta allí para leer el contenido y no le requerimos que se registren siquiera. ¡No entiendo!

Sin embargo, con algunas honrosas excepciones, la mayoría de la gente en LinkedIn lo que hace es comentar sobre las entradas de otros y sobre artículos publicados en revistas cibernéticas o de papel. Por su parte, la gente en Facebook es más vocal.

Obviamente, la Internet es como un organismo en constante evolución. Pero cada día se va convirtiendo más y más en este gran reservorio de información.

La idea aquella de que la Internet iba a ser este gran mercado donde gente incauta iba a estar expuesta a los embates de mercaderes inescrupulosos fue cierta por algún tiempo, pero a la larga ha resultado errónea. El internauta de hoy es cada vez más arisco, cada vez más astuto y cada vez más exigente. Llegar a él/ella es como darle a un blanco en continuo movimiento.

Por eso es que los “brochures electrónicos” han dejado de funcionar. Por eso es que Google y los demás motores de búsqueda —en mayor o menor grado— le están dando más y más de codo. Porque el ciudadano inteligente de hoy —no los que están sembrando boberías en Farmville— tiene el mundo al alcance de un clic.

La única manera de llegar a esta gente es con contenido fresco y relevante que llene sus necesidades, satisfaga sus inquietudes y conteste sus interrogantes. ¡De lo contrario “ba bai”!

El otro día escribí una entrada sobre el hecho inesperado de que LinkedIn catalogó mi perfil entre el 5% más visitados. Estoy trabajando para subirlo al 2%. O quizás hasta al 1%.

¿Y sabes cómo se logra eso? Escribiendo. Produciendo contenido. Expresando opiniones. Participando. Contestando preguntas en los foros. La gente tropieza con tu contenido y, si le agrada, se interesan por saber quién eres.

Lo mismo sucede con los sitios de Internet particulares. La gente sale a buscar algo de su interés y tropiezan con tu contenido. Si es fresco, relevante y satisface sus necesidades lo leen. De lo contrario “clic”… adios, “au revoir”, “bye-bye”.

¿Y los motores de búsqueda? Esos envían unos pequeños programas llamados “arañas” que visitan tu página y la evalúan a base de…  lo adivinaste, de contenido. No importa que sea bella. Lo importante es lo que diga. Y si cada vez que lleguen dice lo mismo van a comenzar a venir menos y menos; hasta que te visiten una vez cada par de meses.

Con lo esporádico de las visitas va a venir una disminución en relevancia.  Y con ella una caída en la colocación. ¿Y sabes cuál es el problema? Que mientras más abajo aparezca tu página en los resultados menores van a ser las posibilidades de que alguien la encuentre. ¿Sabes por qué? Porque los estudios demuestran que la mayoría de la gente sólo mira una o dos páginas de resultados. Después de ahí intentan una búsqueda nueva.

¿Por qué te he explicado todo esto una vez más? Dios sabe que he hablado sobre esto varias veces en Picadillo. ¡Porque los resultados de tu negocio dependen de que tu sitio se coloque bien en la Internet. ¡Entender esto es vital! La única manera de que tus clientes te encuentren hoy en día es uniéndote al 1%.

¿No te gusta escribir? ¿No sabes escribir? ¿Te da estrés escribir? No te apures. Siempre puedes contratar a un redactor fantasma como yo.

Hace tiempo aprendí que en los negocios nada es gratis. Uno paga por todo. En unos casos paga con dinero. En otros paga con su tiempo. Y en otros paga con resultados; ya sea que los tenga o no. Pero lo importante es que siempre paga.

©2013, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios cerrados.

No se admiten más comentarios