¿Cuánto Cuesta Un “Podcast”? Consideraciones Reales A Tomar En Cuenta Antes De Lanzarte En Una Aventura Costosa

Share

Mujer con dinero en la mano. Cuánto cuesta un podcast.Cualquiera que haya estado con el oído en tierra durante los últimos años sabe que el instrumento de comunicación del momento es el “podcast”. A diferencia del blog, que dominó gran parte de la década del 2000, el “podcast” no requiere leer. Y a diferencia del video, tampoco requiere la atención absoluta del que lo consume. Además, es la manera perfecta para hablarle al oído a una audiencia prácticamente cautiva. ¿Por qué? Pues porque en la mayoría de los casos los “podcasts” se consumen a través de auriculares.

Muchos lo confunden con la radio tradicional y hasta le llaman “la nueva radio”, como tratando de achicar la distancia entre el medio que todos conocen y este medio emergente. Pero el “podcasting” no es radio. De hecho, el 24 de noviembre del 2014 publiqué una entrada —aquí mismo en Picadillo— que titulé “15 Diferencias entre la Radio y el “Podcasting”. Y me quedé cortito, porque con el pasar del tiempo han seguido surgiendo diferencias adicionales.

Además, la radio deriva su nombre del hecho de que se transmite a través de ondas electromagnéticas denominadas “ondas radiales” porque emanan en forma circular de una antena. No todas las ondas electromagnéticas son radiales. Por ejemplo, las transmisiones de microondas no son radiales porque se transmiten de una antena a la otra en forma lineal.

Los “podcasts” no se transmiten a través de ondas electromagnéticas. Por lo tanto, técnicamente no se pueden catalogar como “radio” aunque su formato sea semejante.

Rollo de billetes de $100. Cuánto Cuesta Un Podcast?Una equivocación que comete mucha gente es pensar que el “podcasting” es gratis. Nada más lejos de la verdad. El hecho de que no provenga de una estructura o edificio, y no requiera una cabina de transmisión, un transmisor, un equipo de retransmisión y una torre con antena no quiere decir que sea gratis. Lo que sucede es que los costos están ocultos; muchas veces hasta para la propia gente que produce los “podcasts”.

El primer error que cometen los “podcasters” es no valorar su tiempo y peritaje. Como diría un economista amigo mío, piensan que su “costo de oportunidad es igual a cero”. En otras palabras, como el tiempo que le dedican al “podcast” es su tiempo libre —y nadie le paga normalmente por su tiempo de ocio— entonces no debe tener valor. ¡Error!!!

El tiempo de solaz sí tiene valor, y la manera de calcularlo es a base de lo que costaría contratar a un profesional que lo hiciera por nosotros. En otras palabras, ¿si le fueras a pagar a alguien que lo hiciera por ti cuánto te costaría?

Tu tiempo de solaz si tiene valor. Cuánto cuesta un podcast?El ejercicio que vamos a hacer a continuación puede ser de beneficio para cualquiera que esté publicando un “podcast” al momento, esté considerando publicar uno o esté considerando contratar a un consultor para publicar un “podcast” para su organización.

Los “podcasts” son criaturas de nicho. Eso quiere decir que el éxito o fracaso de tu “podcast” va a depender en gran medida del nicho que selecciones.

¿Y qué es eso de un nicho? Un nicho es una palabra rebuscada para identificar un segmento de un mercado. Por ejemplo, las mujeres no son un nicho, pero las mujeres casadas, de entre 30 y 40 años de edad, que estén interesadas en la yoga si son un nicho. De igual modo, los hombres no son un nicho, pero los hombres de entre 15 y 25 años de edad que estén interesados en aprender a tocar la guitarra si lo son.

Mientras más específico (estrecho) sea el nicho más pequeño será el público objetivo, pero mayores serán las probabilidades de que se interesen en tu “podcast”.

Los “podcasts” se nutren del “agregado”. Es posible que la cantidad de mujeres casadas, de entre 30 y 40 años de edad, que estén interesadas en la yoga no sean tantas en tu país pero el agregado de muchos países puede representar un número significativo.

Por lo tanto, identificar ese nicho es el primer paso. Y claro, esta labor la tendrás que hacer tú o pagarle a un consultor que te ayude.

Segmentación de mercado. Cuánto cuesta un podcast?La manera correcta de identificar nichos es a base de una técnica que se conoce como “segmentación de mercados”, que forma parte de lo que estudian los expertos en mercadeo. Asumamos que le pagaras a un consultor por esta labor a razón de $75/hora (para irnos por el lado conservador). Y asumamos que éste le dedique 4 horas al ejercicio. Ahí ya tendrás los primeros $300.

Claro, si lo haces tú no tendrás que pagarle a nadie. Pero igual valdrá $300. A menos que estimes que tu tiempo no vale nada.

Es importante dejar claro que el costo promedio de un consultor varía de país en país. He escogido la cantidad de $75 como un costo modesto por un consultor competente en Puerto Rico. Este número puede ser mucho mayor o menor dependiendo del país en el que vivas.

Luego de identificado el nicho lo próximo será identificar y obtener un dominio. El dominio será tu dirección en la Internet. Por ejemplo, “google.com” es un dominio, “elpais.es” también lo es.

El dominio debe ser representativo del nicho que hayas seleccionado. Siguiendo el ejemplo de arriba un buen dominio sería “yogaparanosotras.com”. De hecho, si eres experta en yoga, y quieres comenzar un podcast o un blog en ese nicho, al momento de escribir esta entrada el dominio estaba disponible en “GoDaddy”.

¿Y cuánto cuesta un dominio? Pues la verdad es que varía de compañía en compañía y de país en país pero generalmente ronda los $15 al año. No obstante, el ejercicio de idear una serie de dominios, verificar que estén disponibles y contratar el que esté disponible puede tomar varias horas.

Supongamos nuevamente que contratas al consultor de arriba, y le toma un para de horas, habrás gastado $150. Si lo haces tú estima el costo de igual manera aunque no hagas el desembolso.

Luego de identificar el nicho, y contratar el dominio, lo próximo será contratar las cuentas de “hosting” u “hospedaje”. Como poco el podcast común utiliza dos cuentas de “hosting”; una para los archivos de Internet de la página y otra para los archivos de audio MP3.

Generalmente las compañías de “hosting” de Internet compartido cobran alrededor de $5 mensuales por sus servicios y el contrato inicial es por tres año. Eso supondrá un desembolso de $180.

Por su parte, las compañías de “hosting” de archivos de audio varían de acuerdo al espacio que contrates. Para que tengas una idea, los archivos MP3 de mi podcast Hablando De Tecnología residen en una empresa llamada Libsyn y pago $20 mensuales por el privilegio. Eso supone un desembolso de $240 al año. Gracias a Dios no lo tienes que pagar todo de una vez. Puedes pagarlo mes por mes.

Una vez hayas contratado el “hosting” de Internet podrás comenzar a construir la página donde residirá tu podcast. No faltará quien te diga que tener una página no es indispensable para tener un podcast, pero aquellos que te dicen eso generalmente lo hacen para que montes la página con ellos y apuntes tu dominio para allá. De ese modo toda la plusvalía de tu esfuerzo será para ellos.

Desarrollar una página BIEN HECHA no es barato. Y esto a pesar de que el programa más popular para hacerlo es gratis. Me refiero a WordPress, el programa para crear páginas de Internet y blogs que domina más del 25% de la Internet. Una de cada cuatro páginas en la Internet está construida con WordPress.

Entonces, ¿si WordPress es gratis por qué es costoso construir una página con él? Pues porque los expertos en WordPress no cobramos por el programa… cobramos por lo que sabemos.

Un perito en WordPress debe conocer sobre MySQL, PHP, plugins, plantillas, redacción SEO, fotografía y decenas de temas más para construir un sitio que se coloque favorablemente en los motores de búsqueda y esté bastante protegido de los “hackers”. Y si te lo estás preguntando la contestación es NO. No voy a entrar a explicar lo que significa cada uno de esos términos. Basta con decir que la diferencia entre usar un experto o un amateur va a determinar el nivel de éxito de tu proyecto. Créeme, este no es el momento de improvisar ni de “recortar esquinas”.

Desarrollo de sitios WordPress. Cu´ånto Cuesta Un Podcast?¿Y cuánto cuesta crear un sitio en WordPress? Pues —como todo lo demás—varía de industria en industria y de país en país, pero espera invertir entre 3,000 y $5,000. Sí eres experto(a) en WordPress pues alabado sea el Señor, invertirás entre 3,000 y $5,000 de tu tiempo y trabajo.

Fíjate bien que hasta el momento lo que has hecho es identificar el nicho al que apuntarás tus esfuerzos, contratar un dominio, dos cuentas de “hosting” y construir el sitio en WordPress. No has grabado un sólo episodio de tu “podcast” y ya has gastado un mínimo de $3,665. Ah, y tienes un nuevo pago mensual de $20. Ahora es que comienza lo bueno…

Producir un “podcast” “como Dios manda” es un ejercicio en comunicación que exige múltiples destrezas. Y claro, como hemos dicho hasta el momento, esas labores las puedes hacer tú o contratar a alguien para que las haga por ti.

La primera destreza que debes tener es la de redactar. Probablemente estarás pensando “pero los “podcasts” son hablados”. Y claro, lo que escucha el oyente ciertamente lo es. Lo que pasa es que cada episodio va a requerir como mínimo un “intro”, un “outro”, un “rundown”, el téxto para la página y el texto que coloques en las redes sociales para promoverlo.

Compra el libro “Redacción Eficaz” para tu Kindle

El “intro” y el “outro” son la entrada y salida del episodio. La mayoría de los “podcasters” escriben estos textos para asegurar que la entrada y salida del programa transcurra sin titubeos. No obstante, para que ese objetivo se logre, los textos deben estar escritos en tono conversacional y ser leídos de manera natural. Y eso es más fácil decirlo que hacerlo.

Tienes que aprender a “escribir como hablas y a hablar como escribes”.

El término “rundown” nos llega de la radio comercial y se refiere a una especie de bosquejo de los temas a cubrir. En unos casos puedes escribir lo que vas a decir casi palabra por palabra y en otros puede ser meramente una palabra que sirva de gancho para la memoria.

Eso nos lleva al texto para la página y el texto para las redes sociales. Aquí es que entrarán en juego las destrezas en SEO que tenga el redactor. Las siglas SEO significan “search engine optimization” y se refieren a un modo de redactar tomando en cuenta las “palabras claves” que escribirá un posible oyente en su motor de búsqueda y que lo llevarán a nuestra página en la Internet. Esas palabras deben estar en tu titular, en el texto, en los calces de las fotos, en los “alt tags” de las imágenes y en el nombre de las imágenes. Los “alt tags” son la descripción de tus imágenes en el HTML de la página.

Escribir tomando en cuenta el SEO no es fácil. Primero porque requiere conocer la disciplina de SEO en sí misma y segundo porque nuestro texto tiene que sonar “natural”.

Además de tener destrezas de redacción un “podcaster” tiene que conocer sobre el mundo del audio. Tiene que conocer sobre micrófonos, consolas, grabadoras, cablería, programas de edición y transcodificación. También tiene que conocer la Ley De Derechos de Autor para que no se meta en líos legales.

La secuencia sucede más o menos de la siguiente forma. Primero grabamos un crudo. Ese crudo puede ser de una sola persona o un entrevistador con uno o más invitados. Además, puede ser por teléfono, a través de Skype o presencialmente en el terreno. Luego se pasa al proceso de edición donde se eliminan todas la muletillas y ruidos espurios, se colocan el “intro”, el “outro”, los “bumpers” y los posibles anuncios, se musicaliza y se coloca cualquier efecto especial que se desee. De ahí se produce un archivo WAV o AIFF para luego transcodificar dicho archivo a formato MP3.

Como si todo eso fuera poco, un “podcaster” tiene que tener destrezas de comunicación, habilidad para entrevistar y una personalidad agradable. ¿Por qué? Pues porque va a estar compartiendo con personas diversas cuyas personalidades van a variar grandemente.

Fíjate que hasta el momento sólo hemos calculado el costo de identificar el nicho al que apuntarás tus esfuerzos, contratar un dominio, dos cuentas de “hosting” y construir el sitio en WordPress. La pregunta obligada es: ¿cuánto tiempo toma producir un “podcast” semana tras semana y cuánto cuesta?

Según los expertos el tiempo de producción de un “podcast” es de entre 4 a 8 veces el tiempo de su duración. Es decir que un episodio de una hora de duración puede tomar entre 4 y 8 horas para producirlo. Uno de dos horas puede tomar entre 8 y 16. Estimemos ese tiempo a base de $75/hora y estaremos hablando de entre $600 y $1,200 por episodio.

Supón que tu podcast conste de 50 episodios al año, de entre una y dos horas de duración. Entonces el costo real de ese esfuerzo de comunicación será de entre $30,000 y $60,000 por la producción más el gasto inicial de $3,665.

Quizás te estés preguntando cómo es que llego al cargo de $75/hora. Pues ese ciertamente es un número subjetivo y objetivo a la vez al que llegan todos los profesionales de acuerdo a la experiencia que tengan, la preparación académica, la naturaleza de las facilidades físicas que utilicen, el equipo que pongan a la disposición del cliente, el tiempo que inviertan, los costos de energía, teléfono, agua, seguros, transportación, depreciación, vestimenta, alimentos, combustible, etc, etc, etc, como hubiera dicho Yul Brynner en “The King And I”.

Y claro, el costo exacto va a depender de la duración agregada exacta de todos los episodios y las “misas sueltas” que acarree el esfuerzo total.

desarolla-tu-plataforma-banner

Entonces, la pregunta obligada es: ¿por qué he hecho todo este ejercicio? Pues lo he hecho por varias razones. Primero, pienso que la “cultura de lo gratis” que se ha proliferado en la Internet moderna tiene que llegar a su fin tarde o temprano. Sencillamente no es sostenible. Es imposible que alguien invierta cerca de $60,000 al año para “regalarlos” en la Internet.

Segundo, la gente asocia valor con precio. Cuando algo es gratis no vale nada en la mente de los demás. Eso nos lleva de vuelta al punto número uno. El modelo actual del “podcasting” es insostenible; particularmente para el “podcaster” pequeño que carece de los recursos para producir episodio tras episodio como un mero ejercicio de relaciones públicas. Por eso es que tantos “podcasts”, que de otro modo hubieran sido grandes ideas, desaparecen.

Tercero, ya es tiempo que los “podcasters” se concienticen de lo que vale en realidad su esfuerzo. El mero hecho de que todo lo hagan ellos no quiere decir que sea gratis. Y encima de eso la mayoría son tan “fiebrús” que compran cada vez más equipo para ponerlo al servicio de un esfuerzo que —en la mayoría de los casos— no le produce ni para lustrar sus zapatos.

Cuarto, ya es tiempo de que iTunes se convierta en el Netflix de los “podcasts”. El modelo de publicidad en los “podcasts” no funciona. ¿Por que? Pues porque la gente los brinca. ¡Le dan “fast forward”!!! Y si le impides que los brinquen pasan dos cosas: primero, te ganas su mala voluntad y segundo, escuchan otro “podcast” en lugar del tuyo. Además, el modelo de publicidad mediante interrupción que utilizan los anuncios tradicionales —y los que se colocan en “podcasts”— es un vestigio de la radio comercial que data de comienzos del siglo XX. La manera ideal de monetizar un “podcast” sería a través de un modelo modificado de renta y licenciamiento parecido al de Netflix. En el caso del “podcast” la ganancia podría depender del nivel de audiencia que tenga cada “podcast”.

Quinto, si seguimos así el “podcaster” pequeño va a desaparecer. Muy pocos “podcasters” pequeños tienen los recursos para competir con emporios como NPR, PBS, CBS, ABC, NBC, BBC y los demás tríos de letras que exudan dinero y recursos. Nosotros creamos el medio y ellos se van a quedar con él. ¿Por qué? Porque para ellos no es un asunto de dinero. Ellos sí pueden darse el lujo de producir programas de calidad y regalarlos. Primero, porque en muchos casos son refritos de programas que ya han producido para la televisión o la radio comercial, y segundo porque ellos sí lo pueden justificar como un ejercicio de relaciones públicas.

Micrófono. Cu´ånto Cuesta Un Podcast?Esta semana no produje Hablando De Tecnología. Y si bien es cierto que fue porque estoy remodelando mi oficina y he tomado unos días para compartir con un amigo de Tennessee que está de visita en Puerto Rico, no es menos cierto que a veces me cuestiono si todo ese esfuerzo vale la pena.

Recientemente enterré a mi mamá, y una de las realizaciones que ese tipo de experiencia trae es que la vida es demasiado corta. Tengo otras pasiones e intereses que explorar. Además, confieso que me cuestiono hasta que punto es práctico regalar entre $30,000 y $60,000 de mi tiempo, conocimiento y experiencia año tras año.

Si eres “podcaster” o piensas serlo te sugiero que peses todas estas cosas antes de lanzarte,

Un abrazo,

©2017, Orlando Mergal, MA
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications,
Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de
media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de
Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.
Inf. 787-750-0000 • 787-306-1590

logo-linkedIn

10 Errores Al Usar La Internet Para Tu Negocio

Share
Evita estos 10 errores al usar la Internet para tu negocio.

Evita estos 10 errores al usar la Internet para tu negocio.

La Internet se ha vuelto esencial en el mundo de los negocios.  En muchos casos, el no tener una presencia allí equivale a no existir.  Sin embargo, hay una serie de errores que cometen muchas empresas, que pueden sabotear sus esfuerzos y ponerle un freno a su progreso.

He tratado de poner estos errores en algún orden lógico, pero lo cierto es que cualquiera de ellos que cometas, desde el primero hasta el último, puede costarle caro a tu organización.

1. Concentrar Todo Tu Esfuerzo En Las Redes Sociales — Cuando le preguntaron a Willie Sutton —el notorio asaltante de bancos norteamericano— por qué asaltaba bancos, su contestación fue: “porque ahí es que está el dinero”.

A muchas personas le han hecho creer que, porque las redes sociales reúnen un número cada vez mayor de personas, las oportunidades de ganar dinero también van a ir en esa dirección.  Sin embargo, esos mismos que profesan esa nueva “fiebre del oro” son incapaces de demostrar resultados empíricos que confirmen sus alegatos.

Si en algo podemos estar de acuerdo es en que las redes sociales reúnen muchas pupilas.  Y si quieres que te vean, tienes que estar allí.  Pero eso no quiere decir que pongas todos tus ‘huevos” en una sola canasta.  Porque además, el que hace eso está construyendo en terreno de otro.

Yo sé que el hecho de que sean “gratis” las hace más atractivas todavía.  Pero créeme, luego de haber vivido un poco, uno aprende que a veces las cosas que aparentan ser gratis son en realidad las más costosas.

2. No Tener Una Página De Internet — El destino final de tus esfuerzos de Internet no debe ser una dirección en las redes sociales.  Debe ser una página de Internet en la que tú o tu empresa controlen todo el contenido.

Tus esfuerzos en las redes sociales deben estar dirigidos a atraer nuevos clientes y llevarlos a tu página de Internet.

3. No Tener Un Dominio En La Internet — Tu dominio es tu cara ante el mundo. Es tu dirección en la Internet.  Es el equivalente a tu número de teléfono comercial en el mundo de los negocios de antaño.

Por ejemplo, yo tengo una serie de propiedades en la Internet que van desde mi página de Internet de negocios, hasta mi blog, mi podcast, mi página de entrevistas, mi página sobre turismo y un sinnúmero de esfuerzos adicionales.  ¿Pero sabes qué? También tengo el dominio www.orlandomergal.com. ¿Sabes por qué?  Porque no importa en el proyecto en el que yo me involucre la gente me va a recordar por mi nombre.

Y no sólo tengo www.orlandomergal.com, sino que también tengo www.orlandomergalmartinez.com, además de los dominios —con uno y dos apellidos— para mi esposa y mis tres hijos.  Los primeros dos apuntan a mi página principal www.accuratecommunications.com y los otros están inactivos.

¿Sabes por qué?  Porque a pesar de todo lo mecanizada que se ha vuelto nuestra vida, en última instancia todo se reduce a “seres humanos hablando con seres humanos”.  Los negocios los hace la gente, no las máquinas.

Eso quiere decir que a la hora de la verdad, cuando la gente no recuerde nada más, van a escribir tu nombre en Google a ver qué le sale.  Además, en el futuro los dominios “.com” van a ser un lujo, así que hay que agarrarlos ahora.

Todos tus esfuerzos de Internet deben dirigir al internauta hacia tu página no hacia las redes sociales.

Todos tus esfuerzos de Internet deben dirigir al internauta hacia tu página no hacia las redes sociales.

4. Poner Tu Dominio o Tu Cuenta De “Hosting” En Manos De Otro — Este error lo comete la gente todos los días.  Contratan a un “experto” para que le diseñe su página de Internet.

El “experto” le dice que lo primero que hay que hacer es registrar un dominio y abrir una cuenta de “hosting”.  Como dijimos, el dominio equivale a tu dirección en la Internet y la cuenta de “hosting” es el lugar donde van a vivir los archivos de tu página de Internet.

Entonces el “experto” le dice: “no te apures, yo me encargo de todo y después te facturo”  ¿Y sabes lo que sucede casi siempre?  Que registra el dominio y el “hosting” a su nombre.

Un tiempo más tarde te disgustas con el “experto” y lo primero que te va a decir es: “vete si quieres, pero el dominio es mío”.  ¿Y sabes qué?  ¡No hay corte en el mundo que lo obligue a entregártelo!

De hecho, esta es una de las primeras banderas rojas que puedes usar para identificar a un suplidor tramposo.  Cuando yo le diseño un sitio a alguien lo primero que hago es registrar el dominio y el “hosting” a su nombre y bajo su tarjeta de crédito.  De ese modo, si surgen desavenencias en el futuro, sencillamente le entrego las contraseñas y le deseo lo mejor.

5. Comprar Anuncios En Google Ads — Esta te la explico facilito.  ¿Sabes por qué es un error?  Porque los internautas no le hacen caso.

A principios de la década de los 90’s, cuando comenzaba la Internet, los publicistas buscaron maneras de obtener ganancias de lo que entonces era un medio nuevo.  Y como todos estaban aprendiendo, decidieron extrapolar lo que habían hecho por años en el mundo del papel.

El problema es que con el pasar del tiempo la Internet dejó de ser novedad.  ¿Recuerdas cuando America Online usaba aquella frase famosa “You’ve Got Mail!”?  Cuánta gente corre a su cliente de correo electrónico cada vez que reciben un nuevo correo electrónico hoy en día?

Pues de igual manera hemos aprendido a ignorar los anuncios en la columna derecha de Google, Bing y Yahoo.  Y los americanos hasta le tienen un nombre de lo más graciosito. Le llaman “banner blindness”, queriendo decir que el usuario ni siquiera se percata de que están ahí.

6. No Utilizar Los Servicios De Un Productor De Contenido — A medida que la Internet ha evolucionado, los distintos motores de búsqueda —como Google, Bing y Yahoo—han  atemperado sus algoritmos para evitar que los usuarios los engañen.

Durante los primeros años de la Internet los motores de búsqueda primitivos funcionaban a base de palabras claves. La persona que diseñaba la página usaba una serie de “metatags” (indicadores) para decirle al motor de búsqueda de qué trataba la página.

Con el pasar del tiempo surgió una nueva especialidad llamada “SEO” (search engine optimization)  que consistía en construir la página de tal manera que los motores de búsqueda la colocaran favorablemente.

Claro, no todos los expertos en SEO eran personas éticas, así que comenzaron a idear maneras de engañar a los motores de búsqueda.

Hoy los motores de búsqueda ignoran casi todos los metatags y en su lugar clasifican cada página a base de su contenido.  Por lo tanto, la única manera de lograr una buena colocación hoy en día es a base de contenido “fresco y relevante” que contenga las palabras claves correctas, en el lugar correcto, en el orden correcto y en la proporción correcta.  Y eso es lo que hace un productor de contenido.

El blog tiene que estar al centro de tu esfuerzo de Internet. Si no te consideras productor de contenido contrata a uno.

El blog tiene que estar al centro de tu esfuerzo de Internet. Si no te consideras productor de contenido contrata a uno.

7. No Tener Un Blog — La mejor herramienta para lograr una buena colocación en los motores de búsqueda hoy en día es el blog.  ¿Sabes por qué?  Pues porque los blogs se basan puramente en contenido.

Cada entrada de blog —siempre y cuando esté producida correctamente— actúa como un pequeño anzuelo en el agua.  Y después de un tiempo el productor de contenido astuto va a tener cientos de anzuelos, cada uno optimizado para atraer a un lector en particular.

Claro, para lograr eso hay que escribir de una cierta manera.  Hay que identificar y usar las palabras claves correctas, en el orden y cantidad correctas, y —encima de todo eso— tiene que sonar natural al oído.

Y aunque no lo creas, de eso es que tratan —en mayor o menor grado— los cambios más recientes al algoritmo de Google llamados Panda, Penguin y Hummingbird.

8. No Usar Video — ¿Sabes cuál es el buscador más grande y poderoso del mundo?  Esa es fácil.  Seguramente pensaste: “Google”.  Pero, ¿sabes cuál es el segundo?  Si pensaste en Bing o Yahoo, te equivocaste.  Si dijiste “YouTube”, diste en el clavo.

Claro, no todos somos artistas de televisión.  De hecho, muchos de nosotros tenemos “una cara para radio”.  Pero hay muchas maneras de utilizar video en tu página o blog sin estar apareciendo en cámara constantemente.

Lo importante es que cuando usamos video correctamente vamos a crear el doble de tráfico.  ¿Por qué? Pues porque primero vamos a llevar el tráfico hasta nuestro video y luego lo vamos a pasar de ahí a nuestra página de Internet.

Si tu página no es “responsiva” estarás renunciando a más de la mitad de tu tráfico.

Si tu página no es “responsiva” estarás renunciando a más de la mitad de tu tráfico.

9. No Atemperar Tu Página Al Mundo Móvil — ¿Sabías que casi el 60% de las personas que acceden la Internet hoy en día lo hacen desde un dispositivo móvil?

Por lo tanto, nuestra página o blog tiene que ser capaz de ajustarse al tipo de dispositivo que nuestro visitante utilice para accederla.  A eso se le llama “responsive design”.  Y no sólo tiene que ver con el diseño del sitio mismo, sino con los distintos elementos que utilicemos.

Por ejemplo, si utilizas ilustraciones llenas de texto pequeño no se van a leer bien desde un teléfono inteligente.  Lo mismo va a suceder con el texto de tus videos de YouTube.

10. No Desarrollar Una Lista — ¿Sabes quien visita tu blog, escucha tu podcast o ve tus videos?  Si no sabes, ¿para qué los produces?

Desde comienzos del siglo 20 (sí, el siglo pasado) los expertos en mercadeo directo sabían que el dinero está en la lista.  Si no buscas una manera efectiva de recoger al menos los nombres y las direcciones de correo electrónico de las personas que visitan tu sitio, tus esfuerzos van a ser en vano.

Claro, como dijimos hace un rato, la gente recibe tanta porquería hoy en día a través de su correo electrónico que muchos se muestran renuentes a divulgarlo con facilidad.

Para eso lo mejor es preparar una oferta en la que la persona se beneficie de algo si provee su información.  Y la mejor manera de hacer eso es mediante un mecanismo conocido como un “autoresponder”.

Un “autoresponder” recoge una información predeterminada y le envía correos electrónicos a cada integrante de la lista automáticamente.  Primero le envía lo que le prometimos en la oferta y luego le envía lo que queramos enviarle.

banner-click-to-tweet-600x60

Claro, la clave aquí está en no abusar de la confianza del suscriptor, porque de lo contrario comenzarán a llover las solicitudes de que los eliminemos de la lista.

Para información adicional o ayuda desarrollando tu estrategia de Internet, comunícate conmigo al 787-750-000 o al 787-306-1590.

©2014, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

¡Doscientas!

Share
200 entradas en menos de 4 años.

200 entradas en menos de 4 años.

¡Wow!  Parece que fue ayer cuando imprimimos la primera edición de “Picadillo” en papel.  Seis meses después —el 6 de julio del 2009— nos mudamos a la Internet, y desde entonces hemos publicado 200 entradas originales sobre todos los temas imaginables.  ¡Eso equivale a más de 50 entradas por año!

Aquellos de ustedes que hayan sido lo suficientemente curiosos como para leer la página titulada “Qué Es “Picadillo”” recordarán aquella frase que lee: ‘“Picadillo” es un blog al que nunca se le van a agotar los temas, porque se nutre de los miles de elementos que componen el mundo de las comunicaciones, y los otros tantos que nos llegan de la diversidad de clientes que servimos’.

Pues hoy en día esa frase es más cierta que nunca.  En “Picadillo” hemos hablado de todo; y apenas estamos comenzando.

Gracias a aquellos que han contribuido a la discusión con sus comentarios y sugerencias. A los que no, los invito a que lo hagan en entradas futuras.

Ah, y por si te lo estabas preguntando, la entrada número 200 fue la titulada: “La Guerra Por La Red Va A Toda Marcha” y se publicó ayer por la tarde.

Gracias por leer “Picadillo”.

©2013, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn