Tu Video Se Ve Tan Bien Como Se Oiga

Share
La gente tolera los problemas en el video. Lo que no toleran es el audio malo.

La gente tolera los problemas en el video. Lo que no toleran es el audio malo.

La mayoría de la gente inexperta piensa que grabar un evento en video se trata de poner la cámara en un trípode, apuntarla hacia lo que queramos grabar y apretar el botón de “record”. Algunos obvian hasta el trípode y sostienen la cámara en sus manos durante todo el evento.

Después viene el desengaño. El video le queda oscuro, movido e ininteligible. La voz del presentador parece que viene del fondo de un tanque de metal. Y lo peor del caso es que a la hora de mostrarlo, no importa la cantidad de excusas que den, la gente no le presta atención.

¿Sabes por qué? Porque —aunque te parezca extraño— la parte más importante de un video no es lo que veamos en pantalla… es el audio. Sí, así como lo oyes. Según los expertos, las personas perdonan el video oscuro, y a veces hasta fuera de foco, pero lo que no perdonan es el audio malo.

¿Y qué se cataloga como audio malo? El audio malo puede tener múltiples causas, pero para efectos de esta entrada vamos a mencionar siete: volumen excesivo, problemas de ecualización, estática, “hum”, “hiss” “retroalimentación” y problemas de acústica.

El Volumen Excesivo — tiene el efecto de sobrecargar los circuitos de audio de la cámara resultando en distorsión. La llegada de las cámaras digitales ha ayudado a agravar este problema. ¿Por qué? Porque la distorsión en los circuitos digitales suena mucho más desagradable.

Para corregir este problema hace falta una cámara que tenga control de volumen manual. Obviamente, no vamos a entrar en los aspectos técnicos de cómo ajustar el volumen de entrada a base de decibeles. Pero sí vamos a darte la manera “low tech” de hacerlo.

Consigue un par de audífonos del tipo cerrado. Estos son los que cubren la oreja. Conéctaselos a la cámara y ajusta el volumen hasta que suene libre de distorsión. No olvides los picos. ¿Cuáles son esos? Las partes donde nuestro sujeto alza la voz.

Problemas de Ecualización — La palabra ecualización es un término técnico que describe el volumen proporcional de distintas frecuencias a lo largo del espectro audible. ¿Qué es eso? El espectro audible está entre los 20Hz y los 20,000Hz.

Eso es lo que es capaz de escuchar un bebé recién nacido. Según envejecemos vamos perdiendo audición; generalmente en la parte alta del espectro.

La calidad y el tipo de micrófono que usemos también afectan la ecualización. Cada uno tiene unas características espectrales distintas. Y generalmente vienen incluidas en forma de gráfica cuando lo compramos.

Puesto en palabras llanas, la ecualización afecta la brillantez, la gravedad y la presencia de una señal de audio. Trata de ajustar tu audio de manera que suene natural. Luego enfatiza un poquito las altas frecuencias. Esto ayudará a que la audiencia distinga mejor el diálogo.

Estática — La estática se produce cuando los cuerpos cargados de energía cinética la descargan a tierra. En el caso de los micrófonos esta energía se acumula en el cable por causa de la inducción.

La inducción es un campo magnético que se genera alrededor del cable. ¿Qué la causa? El hecho de que estemos transmitiendo una señal análoga.

¿Análoga? Sí, así como lo oyes. Aún en un mundo digital hay cosas que tienen que ser análogas. Una de ellas son los micrófonos.

Cuando una persona habla a través de un micrófono se genera una señal análoga que viaja a través del cable en forma de una corriente alterna. Mientras más largo sea el cable más inducción va a haber. Y mientras más inducción haya más energía cinética se va a acumular. Y… lo adivinaste. Mientras más energía cinética se acumule más estática va a haber.

Hay varias maneras de evitar este problema. Sin embargo, para efectos de este artículo, voy a mencionar la más fácil. Utiliza un micrófono inalámbrico.

En el mercado hay cientos de micrófonos inalámbricos distintos. De hecho, el tema de los micrófonos es tan amplio que existen libros enteros sobre él. Pero para efectos de esta entrada vamos a considerar sólo dos: VHF y UHF.

Los micrófonos inalámbricos VHF son los más económicos. ¿Por qué? Porque se afectan con otras señales, son más propensos al ruido y su señal generalmente no viaja más de 300 pies lineales. Por su parte, los micrófonos UHF llegan más lejos, no dejan entrar el ruido o las señales espúrias. También cuestan muchísimo más.

Ahora, supón que quisieras grabar una charla con un maestro de ceremonias y cinco panelistas. En ese caso los micrófonos inalámbricos no serían prácticos. ¿Por qué? Primero, por su costo, y segundo, por la necesidad de mezclar todas esas señales y convertirlas a una señal estéreo que la cámara pueda aceptar.

“Hum” — el hum se produce cuando una señal de 60Hz se inserta en nuestro audio. Las causas principales son: cables de mala calidad, corridas demasiado largas y hasta la ausencia de un regulador de voltaje para la consola de audio o la cámara.

Generalmente el “hum” se puede remover al momento de editar con sólo utilizar el filtro adecuado. El problema es que también vamos a perder frecuencias bajas, contribuyendo a que nuestra señal suene hueca y vacía.

Por lo tanto, el mejor momento para localizar y eliminar un “hum” es al momento de grabar. Y la mejor manera de identificarlo es usando audífonos cerrados.

La razón #1 para el “hiss” es usar niveles demasiado bajos.

La razón #1 para el “hiss” es usar niveles demasiado bajos.

“Hiss” — El ”hiss” surge por causa de una señal débil. Es el sssssss que oímos encima del audio. Al igual que el “humm” el mejor momento para evitarlo es al momento de grabar. ¿Cómo? Manteniendo el nivel del audio lo más alto posible sin que distorsione.

Retroalimentación — La retroalimentación surge cuando nuestro micrófono está demasiado cerca de las bocinas. También puede suceder con los audífonos.

Quizás te estés preguntando ¿cuáles bocinas? Imagina el siguiente escenario. Tu compañía va a celebrar una actividad en la que el presidente va a hablarle a los empleados. Colocan un escenario al frente, y sobre el escenario un podio cerca de una de las esquinas.

Luego colocan un micrófono al lado del podio, y tú decides coger señal de ese micrófono para la cámara. Entonces comienza el pitido. Si bajan el volumen desaparece, pero el micrófono apenas se oye. Si suben de nuevo el micrófono pita. ¿Qué lo está causando? ¿Cómo pueden resolver la situación?

Primero hablemos de lo que lo está causando. El problema es el micrófono. Esta demasiado cerca de una de las bocinas. Y, por ende, está causando retroalimentación. La solución más fácil… mover el podio al centro del escenario.

“Ah, pero así luce feo”… estarás pensando. También puedes cambiar el micrófono o ajustar la consola.

Obviamente, entrar en esas otras opciones alargaría demasiado esta entrada. Pero basta con decir que un buen micrófono hipercardioide solucionaría el problema.

Problemas de Acústica — De todos los problemas que puedan estar presentes en un video este es el más desagradable. ¿Qué lo causa? No “escuchar” el salón y/o colocar el micrófono demasiado lejos del sujeto.

A qué me refiero con “escuchar” el salón. Cada salón tiene unas propiedades acústicas particulares. Éstas van a variar con el tamaño, la forma y la decoración. Por ejemplo, un salón con piso de loza y cristales en las paredes va a sonar más brillante y va a producir mucha más reflexiones (eco). Por el contrario, un salón alfombrado y con cortinas en las paredes va a absorber las altas frecuencias.

Así las cosas, parte del problema lo podemos resolver utilizando un sistema inalámbrico de micrófono “lavalier” colocado lo más cerca posible de la boca de nuestro orador. En este caso estaríamos tomando el audio de nuestro micrófono particular y no de la consola. Esto resolvería gran parte del problema. Lo demás habría que arreglarlo en la computadora al momento de editar.

Como habrás notado, recoger el audio de un video correctamente requiere de conocimiento especializado. Y dado que el sonido es la parte más importante del video, hace sentido contratar a un profesional. En Accurate Communications le damos la importancia que verdaderamente merece.

Para más información comunícate con nuestra oficina al 787-750-0000 o escríbenos a info@www.picadillo-blog.dev.

©2012, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *