Un Experimento Llamado Google Glass

Share
Algunos conceptos sencillamente no hacen sentido.

Algunos conceptos sencillamente no hacen sentido.

Los fabricantes de equipos electrónicos tienen un problema. No han encontrado un producto excitante que trace la pauta para el siglo 21. El 12 de junio del 2009 nos empujaron la televisión digital. No para mejorar en nada la calidad de la programación, sino para recuperar el espectro de los 700MHz que otrora ocuparan las emisoras análogas y vendérselo a las compañías de telefonía celular.

El resultado fue una subasta que produjo $19.59 billones. Y los felices ganadores fueron Verizon Wireless y AT&T Mobility. Obviamente, otras compañías más pequeñas obtuvieron algunas licencias, pero la mayoría pasaron a manos de los dos emporios mencionados.

Como resultado de este cambio millones de personas cambiaron sus televisores. Algunos optaron por instalar convertidores digitales pero la mayoría tiraron a la basura televisores perfectamente útiles y compraron plasmas o LCDs de pantalla plana.

Poco más de un año después comenzó la fiebre de 3D. Y según de rápido llegó así de rápido se esfumó. Digo, algún truco tenían que intentar los fabricantes para hacer que botáramos nuestros televisores acabados de comprar y compráramos nuevos. Pero en esa ocasión no le resultó.

Hoy la industria electrónica está sumida en un vacío. El último producto verdaderamente innovador nos lo trajo Steve Jobs cuando presentó el iPad de Apple.

¿Y qué hay en el horizonte?

Bueno, pues unos dicen que Apple nos va a convertir a todos en parientes de Dick Tracey y otros apuestan a Google Glass como el próximo dispositivo verdaderamente innovador.

Sobre el iWatch de Apple ya hablé en mi programa “Hablando de Tecnología”. Y sobre Google Glass voy a hablarles a continuación.

Primero, no hay duda de que Google ha invertido una gran cantidad de esfuerzo y capital en este producto.  Desde un punto de vista puramente tecnológico es una maravilla. El usuario lleva encima una conexión constante a la Internet que le suple todo tipo de información, asistencia virtual e inteligencia artificial sin siquiera utilizar las manos. No hay duda de que es algo traído del futuro.

Sin embargo, como nos demostraron el Newton de Apple y el Tablet PC de Microsoft, a veces ser demasiado innovador puede causar problemas.

En mi humilde opinión pienso que hay 7 razones por las que Google Glass no va a ser un producto exitoso. Por lo menos no en el futuro previsible.

  1. Campaña Desenfocada — La campaña de Google para este producto se ha concentrado en el aspecto de que incluye una cámara que continuamente registra lo mismo que está viendo el usuario.Sin embargo, llevar una cámara en la cabeza tiene muy poco de innovador. Además, los demás aspectos del producto son mucho más importantes y atractivos. Quizás deberían considerar un concepto como “la realidad más allá de la realidad” o “tu hipercomunicador para el siglo 21”.
  2. Precio — Mil quinientos dólares por un par de gafas —hagan lo que hagan— luce bastante caro. Y si encima de eso ponemos el énfasis en que son mayormente una cámara montada en la cabeza va a parecer más caro todavía.Hay que recordar que el usuario común va a contrastar el precio con los beneficios que le ofrezca el producto. Si lo ve como una cámara su reacción va a ser: “con $250 puedo comprar una GoPro y hago lo mismo”.
  3. La Receta — Según las estadísticas, el 66% de los Americanos usan espejuelos.  De esos, el 57% son mujeres y el 43% son hombres. A nivel mundial el número es todavía mayor. Setenta y cinco por ciento de la población del planeta usa anteojos recetados.¿Cuánto más van a costar estos anteojos cuando le sumemos la receta? ¿Cuán fácil va a ser obtenerlos? ¿Cuánto van a tardar?Recuerden que para que este tipo de producto sea exitoso hay que vendérselo a gente que en su mayoría usan espejuelos. Esta gente no va a estar con el quita y pon. Si no los pueden obtener con su receta no les va a interesar.
  4. Privacidad — ¿Qué va a suceder cuando un usuario de Google Glass entre a un baño público? ¿Se va a tener que quitar los espejuelos? ¿Qué va a suceder cuando entre a un lugar en el que hay información confidencial? ¿O en el área de duchas de un gimnasio?Después de un rato de que le pidan que se los quite el usuario promedio los va a echar a un lado.
  5. Aceptación social — La mayoría de la gente siente que este tipo de producto les hace lucir como estúpidos. ¿Quién va a comprar unos anteojos de $1500 para que sus amigos y compañeros de trabajo se burlen de él/ella.Eso me recuerda a un compañero de trabajo (de raza negra y ojos marrón) que tuve hace tiempo. Obviamente, ser negro no tiene nada de malo. Pero un día este compañero se apareció por la oficina con unos lentes de contacto azules.Y como siempre sucede, no faltó un compañero que le dijera en tono de broma que parecía “un gato angora con estreñimiento”. Las risotadas se oyeron en el estacionamiento. Y el pobre compañero nuca más volvió a usar los contactos.
  6. Dependen de otras tecnologías — Estos anteojos de $1500 sirven para muy poco si la conexión de Internet es pobre. Por lo tanto, van a haber países enteros en los que no van a ser demasiado viables.Yo no voy a hablar demasiado de Puerto Rico para que no digan que siempre me paso criticando a mi Islita. Pero mientras tenga que salir corriendo afuera para contestar mi iPhone de AT&T no pienso comprar Google Glass.
  7. Producto a Destiempo — Como les dije al comienzo, en esencia pienso que la idea de Google Glass no es mala. Pero, ¿en el 2013, en medio de una recesión y con el desempleo por el cielo, cuánta gente va a gastar $1,500 para parecerse a Geordi Laforge de Star Trek?Además, Google nunca se ha caracterizado por crear productos viables. Aún su sistema operativo Android, el cual copiaron mayormente de Apple, ha sido exitoso en la medida en que otras empresas lo han adaptado a sus respectivos dispositivos.Google es una compañía de servicios informáticos. En eso sí son excelentes.

Nunca me he considerado un clarividente. Pero pronosticar estas cosas no tiene nada de magia. Basta con entender el comportamiento humano, el mercado y haber estado en este mundo el suficiente tiempo, y uno comienza a desarrollar un sentido sobre lo que va a ser exitoso y lo que no. Y en mi humilde opinión Google Glass no va a tener éxito.

©2013, Orlando Mergal
_________________
El autor es Socio Fundador de Accurate Communications, Licenciado en Relaciones Públicas (R-500), Autor de más de media docena de Publicaciones de Autoayuda, Productor de Contenido Digital y Experto en Comunicación Corporativa.?Inf. 787-750-0000

logo-linkedIn

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios